El Sínodo de los Jóvenes de Córdoba

La Iglesia te escucha. Te acompaña. Te necesita

La diócesis de Córdoba se dispone a escuchar a los jóvenes. A partir de ahora ese proceso franco y abierto tiene un itinerario que describir que culminará en agosto de 2022 con las JMJ de Portugal. Es hora de ponerse en camino para reducir distancia entre la Iglesia y los jóvenes, una misión que permitirá a los jóvenes de Córdoba ir al encuentro de otros jóvenes que están lejos de la fe. Una frontera que alcanzar y un reto apasionante. Los jóvenes cristianos del nuevo milenio necesitan una comunidad y, como los discípulos de Emaús escuchar, con afecto y alegría, el anuncio de la Palabra hasta encender sus corazones, donde renace la esperanza. Nadie puede creer por sí solo, como nadie puede vivir por sí solo.

El hilo conductor de la fe

En este camino ningún joven tiene que renunciar al modo en que vive su fe, pero sí introduce un hilo conductor que permita trenzar la realidad eclesial que el joven viva con otras para describir un camino común. Es un camino de reflexión e impulso atendiendo a las inquietudes del joven que se hace preguntas sobre su papel en la Iglesia. Esta invitación al diálogo está llamada a transformar nuestra Iglesia, porque el Sínodo de los Jóvenes de Córdoba es, además de un proceso de consulta distribuido en tres fases, un generador de implicaciones entre los jóvenes que debe responder al sentido de su presencia en la Iglesia.

¿Qué debates traerá el sínodo de los Jóvenes de Córdoba?

Siete fichas de trabajo son el soporte de expresión para el Sínodo de los Jóvenes. La oración inicial y final enmarca el desarrollo de estas fichas que cuenta con una breve presentación del tema a tratar para orientar el diálogo posterior y a continuación se desarrollan las preguntas para el diálogo, para que los jóvenes compartan lo que cada uno piensa y siente. Siguiendo la indicación del Papa Francisco, se propone hablar con libertad y escuchar con humildad. Cada uno ofrecerá la respuesta que el corazón le dicte. Tras el coloquio sincero, el apartado “Para no perderse” permitirá poner en contraste lo dicho y oído con la reciente exhortación del Papa Christus vivit. La propuesta de reflexión incluye la definición de una acción concreta “Para no perderse”, entonces el grupo asumirá el compromiso de llevar a la vida diaria lo tratado en él. Se trata de materializar las inquietudes juveniles, los asuntos que les preocupan en la Iglesia de la que forman parte.

Fases y momentos

El Sínodo de los Jóvenes en nuestra diócesis se articula en torno a tres fases en un espacio temporal que va desde octubre de 2019 con la peregrinación a Guadalupe a la JMJ de Lisboa 2022. Cada etapa descansa en un momento de comunión eclesial donde los jóvenes protagonizan su propia manifestación de fe y la diversidad de carismas que confluyen.

En el primer curso 2019-2020, con el epígrafe “La Iglesia te escucha”, la peregrinación a Guadalupe en octubre de 2019 representa el inicio de los encuentros y trabajos de los jóvenes, que culmina con los Ejercicios Coraje de marzo y abril de 2020. En este tiempo, se proponen eventos comunes dirigidos a promover el encuentro juvenil con una noche de adoración al Santísimo Sacramento, en la que se pondrán en común las aportaciones recibidas de los grupos GPS. Para esta fase, ya se ha editado una publicación que recoge las fichas de trabajo para los grupos GPS.

La segunda fase, con el nombre “La Iglesia te acompaña” se extiende desde Guadalupe 2020 hasta la Peregrinación Europea de Jóvenes a Santiago en 2021. En esta etapa, se abordarán las inquietudes de los jóvenes ante la Palabra de Dios y la enseñanza de la Iglesia que como Madre y Maestra acompaña. Habrá puesta en común en el marco de una noche de adoración al Santísimo Sacramento y en el desarrollo de los Ejercicios Coraje, tras haber trabajado en las fichas que serán editadas en su momento. Con la PEJ en el verano de 2021 terminará esta etapa.

El tercer momento, con la denominación “La Iglesia te necesita”, invitará al joven a comprometerse un poco más. En esa fase final del itinerario propuesto por el Sínodo, la Iglesia de Córdoba quiere preguntarle al joven ¿qué vas a hacer con tu vida?¿qué estás dispuesto a dar de ti mismo? ¿Qué vas a hacer por Cristo? Este momento culmina con la JMJ de Lisboa 2022. El colofón que conectará a los jóvenes cordobeses con la Iglesia Universal.

Fichas de trabajo

Por delante, tres cursos para reflexionar en grupo y hacer oír su voz en nuestra Iglesia; para ello cuentan con fichas de trabajo con destino a la Secretaría del Sínodo que los grupos GPS registrarán a través de las anotaciones individuales que se obtengan. Una vez sintetizadas se podrá saber qué espera, propone o piensa el joven cordobés sobre la fe, la Iglesia, la celebración de la fe, la familia y los amigos, el cuerpo, el amor humano o la sexualidad, el trabajo y la sociedad , el ambiente digital o el discernimiento de la vocación. Los temas y su puesta en común han de impulsar

Un GPS para marcar el rumbo

Cada grupo GPS nace con una misión misionera debajo del brazo. Los grupos tienen el cometido de salir al encuentro de otros que puedan formarse en otras Parroquias, Colegios, Institutos, Facultades, movimientos, Cofradías u otros lugares en donde pueda haber jóvenes. Se constituyen como medio para ir.