“El Señor ha sido y sigue siendo muy generoso conmigo”

La hermana Pilar Mancheño Martínez, natural de Huelva, tiene 82 años de edad. Ingresó en las Adoratrices con apenas 22 años. Tras pasar por Madrid, Málaga, Granada, Ceuta y Londres, su vida ha estado marcada por un sinfín de tareas, desde profesora de jóvenes a encargada de ayudar a mujeres víctimas de la prostitución o de violencia de género. Después de 62 años de vida religiosa, nos cuenta su experiencia.

adoratrices-(1)Iglesia en Córdoba.- ¿Qué pasó en su vida para que se consagrara a Dios?

Pilar Mancheño Martínez.- Yo era una muchacha de mi tiempo, me gustaba ir a bailar, al Rocío, tenía mi novio, pero compaginado todo con una vida de oración y de dirección espiritual. Del amor humano pasé al enamoramiento de Cristo, que lo llena todo, ayudada por una dirección espiritual muy fuerte con el Padre Laraña. Así, con una vida de oración y visitas a las religiosas adoratrices de la comunidad de Huelva, cuyo carisma de adoración y liberación, me atraía, se me fue despejando el horizonte de lo que verdaderamente quería.

IeC.- ¿Qué recuerdo tiene del día de su consagración?

PMM.- La alegría de haber cumplido la voluntad de Dios, de verme realizada en mi vocación de adoratriz, y de nuevo estar con mi familia después de muchos años fuera a cargo de jóvenes e impartiendo clases de religión en Madrid, Londres, Algeciras, etc.

IeC.- ¿Que le pide a Dios cada día?

PMM.- La luz de su Espíritu, invoco mucho al Espíritu de Dios y busco su sabiduría  para poder seguir entregándome a las más desfavorecidas.

IeC.- Un recuerdo de su vida consagrada que jamás se le olvidará

PMM.- Son muchos… pero el que no olvido es el de mi primera adoración nocturna que hice de dos a cuatro de la madrugada.

IeC.- ¿Qué hace un día normal?

PMM.- Me levanto a las seis de la mañana, abro la capilla y me voy a misa a San Juan de Dios, donde también hago la oración personal. Antes de llegar a casa, camino media hora todos los días, para después desayunar con las hermanas, las jóvenes y personal contratado. A continuación, me encargo de arreglar la capilla, reviso la ropita que traen para los bebes, preparo las canastillas para las madres gestantes y escribo a ordenador la crónica de la casa. Después, junto con las jóvenes ayudo a recoger el comedor y paso un tiempo con ellas procurando sembrar en las mismas educación y bondad, ya que el Señor ha sido y sigue siendo muy generoso conmigo, por lo que procuro ser imagen de su bondad, entrega y misericordia. Acabo el día rezando, entro en la Capilla en torno a las seis y media de la tarde y allí paso un largo rato de adoración hasta que a las ocho de la tarde llega el rezo comunitario. En el día a día me encuentro feliz desempeñando la tarea  atender a las personas que llegan.

IeC.- Cuando habla de su fundadora ¿cuál es la historia o el detalle de su vida que siempre cuenta?

PMM.- La de la joven del chal, el comienzo de su vocación y su pedagogía.

IeC.- Lo más bonito de ser consagrado es…

PMM.- Que la iniciativa parte de Dios. Es la alegría de haber sido llamada para seguirle. Mi vida consagrada es una respuesta a la llamada del Amor.

ORDEN ADORATRICES ESCLAVAS DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO Y DE LA CARIDAD

  • Fundada por Santa María Micaela del Santísimo Sacramento, en 1856 en Madrid. La comunidad de Córdoba fue fundada en el año 1901, para trabajar por la liberación y valoración de la mujer.
  • En Córdoba, la comunidad adoratrices está formada por siete hermanas. Cinco se encuentran en la casa de la calle Toledo, nº 14, donde se desarrolla el programa “Fuente de vida” que va destinado a atender a la mujer, concretamente a mujeres en contextos de prostitución, víctimas de trata con fines de explotación sexual, víctimas de violencia de género que se encuentra en estado de gestación y familias monoparentales en Exclusión Social. Las otras dos hermanas están en el barrio de Fátima, insertas tanto en el mismo como en la parroquia.
  • La congregación está integrada por casi 1.100 hermanas -426 en España- y extendida en 23 países de Europa, América, Asia y África.