El Santo Padre aprueba las virtudes heroicas del Padre Cristóbal de Santa Catalina

El Santo Padre recibió ayer en audiencia al cardenal Angelo Amato, S.D.B., Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

En el transcurso de la misma, el Papa autorizó a la Congregación a promulgar el decreto concerniente a las virtudes heroicas del Siervo de Dios Cristóbal de Santa Catalina, fundador de la Congregación del Hospital de Jesús Nazareno de Córdoba.

Datos biográficos:

El Padre Cristóbal de Santa Catalina fue un sacerdote nacido en Mérida en 1638 y fallecido en 1690 en Córdoba, descansando sus restos en la capilla de Jesús Nazareno de nuestra ciudad. Es el fundador de la Congregación de las Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno.

Este sacerdote, tras pasar como capellán en la guerra contra Portugal, una vez restablecido de una enfermedad decide retirarse a la vida eremita en las ermitas de Córdoba. Tiene como objetivo socorrer al gran número de enfermos sin recursos que se encuentra en la ciudad cordobesa, así, en 1673 funda el Hospital de Nuestro Padre Jesús Nazareno, cuyo lema será: Mi providencia y tu fe tendrán esta casa en pie. En 1773 se le atribuyen varios milagros por lo que comenzó su proceso de beatificación, tras serle reconocido un milagro acaecido en nuestra ciudad en 2002 se espera su inminente Beatificación.

A este sacerdote se le conoce como el Girasol de Dios, ya que siempre estuvo pendiente de cumplir la voluntad de Dios, este es su mejor legado, dar ejemplo con su vida de que se puede ser inmensamente feliz cumpliendo la voluntad divina.