EL RELICARIO DE SAN JUAN DE ÁVILA, PATRONO DEL CLERO SECULAR ESPAÑOL VISITA LA ARCHIDIÓCESIS DE SANTIAGO

Las Reliquias viajarán desde la Basílica de S. Juan de Ávila, situada en la localidad cordobesa de Montilla hasta Santiago de Compostela del 1 al 10 de mayo.

Las reliquias comenzarán su recorrido por distintos lugares de la ciudad de Santiago y de toda la Archidiócesis compostelana el próximo miércoles, 1 de mayo. También visitarán la Diócesis de Ourense. El itinerario finalizará el día 10 de Mayo, Fiesta de S. Juan de Ávila, en la Catedral de Santiago. Habrá una solemne concelebración en la que más de 200 sacerdotes diocesanos venerarán las reliquias de su Patrón.

El Relicario de S. Juan de Ávila llega a Santiago precisamente en el año conmemorativo del descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago (que tuvo lugar en torno al 813). En la Catedral tendrá lugar el encuentro de las reliquias de S. Juan de Ávila con las reliquias del Apóstol Santiago. ¡Es como si el Patrón del Clero secular español peregrinara a Santiago para encontrarse con el Patrón de España!

Tal y como nos recuerda el concilio Vaticano II, en la Constitución sobre la Sagrada Liturgia, “de acuerdo con la tradición, la Iglesia rinde culto a los santos y venera sus imágenes y reliquias auténticas” (S.C. 111). La expresión reliquias de los santos indica ante todo el cuerpo de aquellos que viviendo ya en la patria celestial, fueron en esta tierra, por la santidad heroica de su vida, miembros insignes del Cuerpo místico de Cristo y templos vivos del Espíritu Santo.

La visita de las reliquias pretenden ser para todos aquellos que las veneren, un estimulo a la hora de afrontar la nueva evangelización en este momento concreto de la historia. Los fieles laicos descubrirán un modelo de ardor misionero y un claro ejemplo de entrega a Jesucristo y a la Iglesia. Los sacerdotes y seminaristas podrán renovar el deseo de vivir la santidad sacerdotal, de modo que en palabras de Benedicto XVI, con motivo del anuncio de la Declaración de S. Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia universal, “puedan perseverar en la misma fe de la que él fue maestro, modelando su corazón según los sentimientos de Jesucristo, el Buen Pastor” (Encuentro con los seminaristas en La Almudena, Jornada Mundial de la Juventud, Madrid, 20-8-2011)

Son muchas las gracias acaecidas por el paso de las reliquias del santo maestro Juan de Ávila, momentos privilegiados de encuentro con el Señor, renovación de la ilusión por la santidad sacerdotal, ofrecimientos por la santidad de los sacerdotes, interpelación y discernimiento vocacional, petición por el aumento de las vocaciones sacerdotales… Durante la estancia de las reliquias habrá momentos de oración, acercamiento de la figura del santo a los niños y jóvenes, vigilias, Eucaristías… que contribuirán a dar a conocer la figura de este próximo doctor de la Iglesia, maestro de santos e insigne pastor de almas.

En palabras del Papa Benedicto XVI:

“Las reliquias nos conducen a Dios mismo; en efecto, es Él quien, con la fuerza de su gracia, da a seres frágiles la valentía de testimoniarlo ante el mundo. Cuando la iglesia nos invita a venerar los restos mortales de los mártires y de los santos, no olvida que, en definitiva, se trata de pobres huesos que pertenecían a personas en la que se ha posado la potencia viva de Dios. Las reliquias de los santos son huella de esa presencia invisible pero real que ilumina las tinieblas del mundo, manifestando el Reino de los Cielos que está dentro de nosotros. Proclaman, con nosotros y por nosotros: Maranatha – Ven, Señor Jesús”. (Discurso de acogida a los jóvenes en el embarcadero de Poller Rheinwiwesen,18 de agosto de 2005, Jornada Mundial de la Juventud de Colonia).