El Papa visita Santiago de Compostela y Barcelona

El pasado 6 de noviembre, miles de fieles se desplazaron desde todo el mundo para acudir al encuentro con el Santo Padre y acogerlo con los brazos abiertos.

papa (1)El Sumo Pontífice llegó al aeropuerto de Santiago de Compostela donde fue recibido por los Príncipes de Asturias, quienes le transmitieron su mensaje de compromiso con determinados valores como son “la paz, la libertad y la dignidad del ser humano”, afirmó D. Felipe de Borbón. Asimismo, Benedicto XVI se hizo eco de las palabras de Juan Pablo II en su viaje a Compostela en el Año Santo de 1982, para exhortar a Europa a reencontrarse con sus raíces cristianas.

Como un peregrino más, el Papa acudió a la Catedral compostelana, donde celebró el ochocientos aniversario de su consagración. En su discurso, explicó el significado de la peregrinación: “Salir de nosotros mismos para ir al encuentro de Dios allí donde Él se ha manifestado”. Al abrazar la venerada imagen del Santo, el sucesor de Pedro pidió al apóstol Santiago por “todos los hijos de la Iglesia” y afirmó que “la Iglesia es el abrazo de Dios en el que los hombres aprenden también a abrazar a sus hermanos”.

Su Santidad se desplazó en el papamóvil desde el Palacio Arzobispal hasta la plaza del Obradoiro, que fue el escenario de “arte, cultura y significado espiritual” en el que ofició la Misa a las 17,00 horas. En la homilía destacó el testimonio de los apóstoles sobre la resurrección del Señor, que ha de ser el punto de partida de todo cristiano, e invitó a los más de 7.000 asistentes a no tener miedo de dar testimonio del Evangelio.

El día 7, Benedicto XVI llegó a Barcelona y celebró la Eucaristía en la Sagrada Familia de Antonio Gaudí, donde consagró el altar. El Papa confesó su conmoción ante la seguridad con la que el artista hizo frente a innumerables dificultades para llevar a cabo con confianza en la Divina Providencia la obra de este templo, y manifestó su deseo de que se multipliquen y consoliden nuevos testimonios de santidad al servicio de la Iglesia y de la humanidad.

También, presidió el rezo del Ángelus junto a los más de 50.000 fieles que se congregaron en torno a la Sagrada Familia. El Pontífice aprovechó para ensalzar la importancia de la familia y el valor del matrimonio a semejanza de la Sagrada Familia de Nazaret.

La visita concluyó con una despedida oficial en el aeropuerto del Prat, en la que el Rey D. Juan Carlos agradeció la amistad y la generosidad al Santo Padre.