El Papa viaja a Sarajevo donde denuncia el clima de guerra

El pasado 6 de junio, el Santo Padre viajó a la capital de Bosnia con el objetivo de consolidar el diálogo interreligioso con los musulmanes.

papa-en-sarajevo-10uujhj0p3vnnvsyew28axti5v9ww5fclpexvvs2whztka0qEl Papa Francisco viajó a Sarajevo, el pasado 6 de junio para dedicar una jornada a fortalecer la convivencia, la fraternidad y la paz con los musulmanes en un territorio europeo en el que conviven actualmente serbios ortodoxos, croatas católicos y bosnios musulmanes.

Asimismo se trata de una zona que ha sufrido los desastres de la Guerra de los Balcanes y de la Primera Guerra Mundial y que actualmente, se encuentra en un clima de tensión. Por eso, el sucesor de Pedro pidió ante las autoridades de Bosnia Herzegovina “hacer frente con éxito a la barbarie de quienes quieren utilizar cualquier diferencia como pretexto para violencia cada vez más despiadada”. El Papa se definió ante este viaje “como peregrino de paz y de diálogo” llegado a una ciudad en que “la cercanía de sinagogas, iglesias y mezquitas le valió el título de la ‘Jerusalén de Europa’ como encrucijada de culturas, naciones y religiones”.

Por otro lado, defendió su candidatura a la Unión Europea pero advirtiendo que “sus dramas, insertos en los de Europa, son un serio aviso y estímulo para esforzarse en que los procesos de paz sean cada vez más sólidos e irreversibles”.

Posteriormente, celebró la eucaristía en el Estadio Olímpico donde denunció la multiplicación de conflictos internos que están provocando un clima de “Tercera Guerra Mundial” y a continuación lanzó un mensaje de paz: si descubrimos que “aquella persona, aquel pueblo que veía como enemigo, tiene en realidad el mismo rostro que yo, el mismo corazón, la misma alma. ¡Tenemos el mismo Padre en el cielo!”.

Ya por la tarde mantuvo también encuentros con los sacerdotes, los líderes de las tres religiones y los jóvenes.