El Papa al Camino: “Vuestro carisma es un gran don de Dios para la Iglesia de nuestro tiempo”

El pasado sábado, más de mil cordobeses participaron en un gran encuentro a las afueras de Roma con motivo del 50 Aniversario Camino Neocatecumenal

Cerca de mil personas pertenecientes al Camino Neocatecumenal de la Diócesis de Córdoba, acompañadas por el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, participaron el pasado sábado, 5 de mayo, en un encuentro multitudinario con el Papa Francisco, convocado para celebrar el 50 Aniversario de este itinerario de formación cristiana

Asistieron un total de 150.000 personas procedentes de 134 países en los que está presente el Camino, congregados en la explanada de la Universidad de Tor Vergata, en Roma. Allí los responsables internacionales del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, el Padre Mario Pezzi y Ascensión Romero, que recientemente ha sustituido a la iniciadora Carmen Hernández fallecida el pasado 19 de julio del 2016, llevaron a cabo una acción de gracias que se expresó en el canto del “Te Deum”, al que Kiko le ha puesto música propia.

Las palabras del Papa

El Papa Francisco exhortó a los presentes con estas palabras: “Vuestro carisma es un gran don de Dios para la Iglesia de nuestro tiempo” y pidió que “después de estos 50 años de Camino sería bello que cada uno de vosotros dijese: Gracias, Señor, porque por medio del Camino me has marcado el sendero para descubrir tu amor tierno de Padre”. Asimismo, el Papa apuntó que los miembros del Camino “tienen en su ADN la vocación de anunciar viviendo en familia, siguiendo el ejemplo de la Santa Familia: en humildad, simplicidad y alabanza”.

El testimonio de los jóvenes

Entre los jóvenes asistentes al encuentro, José Rafael Quero de 30 años, contaba cómo habían salido “con muchas ganas, con mucha ilusión de este encuentro y de experimentar verdaderamente el amor entre los hermanos”. También Pablo Perea, de 23 años, explicaba cómo “es un interrogante para los compañeros de la facultad, para nuestros amigos de Córdoba, el descubrir cómo la Iglesia en el siglo XXI tiene también una palabra para los jóvenes de nuestra edad”.