La visita del Papa a Hispanoamérica en imágenes

El Papa que inició sus viajes a Europa por las «periferias» de Albania y Bosnia Herzegovina, ha escogido los tres países más pobres para su primera visita a Hispanoamérica. Del 5 al 12 de julio, Francisco recorrió Ecuador, Bolivia y Perú en una gira agotadora.

alcalde-Quito-visita-Ecuador-pueblo_EDIIMA20150415_0534_4

El domingo por la tarde, al cabo de un vuelo de 13 horas, el Papa llegó a Quito, una ciudad situada a 2.800 metros de altitud. Después, recorrió ocho kilómetros en el «papamóvil» para que los ecuatorianos pudieran saludarle.

Al día siguiente, el lunes, el Santo Padre voló a Guayaquil, la ciudad más importante del país, situada en la costa del Pacífico, para una misa con más de un millón de personas cerca del Santuario de la Divina Misericordia. Por la tarde, subió de nuevo a los 2.800 metros de altitud de Quito para tener varios encuentros con las autoridades.

El martes celebró una misa en la capital para millón y medio de personas en la gran explanada del antiguo aeropuerto, y mantuvo sucesivos encuentros con el mundo de la educación, secundaria y universitaria, y con representantes de la sociedad civil.

La jornada del miércoles incluye un encuentro con las autoridades bolivianas en La Paz, una etapa que implica riesgos, pues el aeropuerto de la capital –el quinto más alto del mundo después de cuatro situados en China– está a casi 4.100 metros de altitud.

Pero los principales encuentros en Bolivia tendrán lugar el jueves en Santa Cruz de la Sierra, la mayor ciudad del país. Se trata de la misa con dos millones de personas y el II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares, que incluyen los cartoneros, los recicladores, vendedores ambulantes, las cooperativas de empresas quebradas y todos los sectores de la economía informal que no cuenta con derechos laborales.

El Papa les dará su apoyo y les animará a proseguir en la línea de la autoayuda.

El punto fuerte del viernes es la visita a la peligrosa cárcel de Palmasola, cuya sobrecargada población penal de 3.500 presos ha sido rebajada a 2.800 para evitar una vergüenza internacional.

El programa en Paraguay incluye el sábado una misa en el santuario mariano nacional de Caacupé, a 40 kilómetros de Asunción, y el domingo a primera hora la visita a las chabolas del Bañado Norte, donde viven más de cien mil personas.

El último gran encuentro será la misa del domingo con unos dos millones de fieles, entre ellos muchos de Argentina, que esperan su visita en 2016.

Aquí ofrecemos una amplia galería de los momentos vividos junto al Santo Padre en Hispanoamérica.