El Obispo preside la novena a la Inmaculada

Tras la celebración bendijo el Belén de la parroquia de la Inmaculada y San Alberto Magno

El pasado viernes, 1 de diciembre, en el segundo día de la novena a la Inmaculada titular de la parroquia de la Inmaculada y San Alberto Magno de Córdoba, el Obispo, Mons. Demetrio Fernández, presidió la eucaristía.

En su homilía invitó a los presentes a reconocer la grandeza de Dios y esto sólo se admira cuando se es humilde como la Virgen María. “La mujer que dijo sí, pura, inmaculada, sencilla, que debe ser nuestro ejemplo a seguir en la vida”, afirmó el pastor de la Diócesis.

Después de la santa misa, el Obispo bendijo el belén de la parroquia y pudo admirar la restauración de la imagen de la Inmaculada y el retablo.