El Obispo ordena diácono a un Legionario de Cristo

La celebración tuvo lugar el 20 de junio, en la iglesia del convento de las Carmelitas Descalzas de san Calixto.

20150622 - Ordenación Legionario de Cristo (3)El sábado 20 de junio, D. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba, ordenó diácono a Julio Muñoz, de 31 años, madrileño, legionario de Cristo. Fue durante una ceremonia que tuvo lugar en el convento de las Carmelitas Descalzas de san Calixto, en la Sierra de Hornachuelos, al que está muy vinculada la vocación y la vida del H. Julio. El P. Julio estuvo acompañado por su familia, amigos, y así como por los legionarios de Cristo, consagradas y miembros de Regnum Christi de España.

“Dios nos envuelve. Nos quiere llenar con sus dones, especialmente a ti, H. Julio”, le dijo D. Demetrio durante la homilía. “Es el Espíritu Santo quien te quiere configurar con Cristo, con Cristo siervo, servidor de Dios y de todos los hombres”, insistió. “Tu vida, movido por la gracia de Dios, ha sido una vida de entrega generosa. Hoy es el Espíritu Santo quien te consagra. La acción es de Dios. El protagonista es Dios. Es Dios quien toma tu vida y la transfigura, haciéndote semejante a Cristo”, le siguió diciendo.

También quiso D. Demetrio explicar las diferencias entre los votos y el sacramento del orden. “Con los votos consagraste tu propia vida y tu corazón”, dijo. “Por el sacramento del orden, te haces prolongación de Cristo, signo de Cristo Esposo”, precisó. “Tu corazón es de Dios y para Dios. Has de amar a todos, y para esa universalidad has tenido que dejar de formar una familia”, explicó el obispo.

“Tener una madre es la cosa más bonita del mundo, y María, te confiamos hoy. Que te guarde y te acompañe”. Julio quería que para su madre fuese el primer abrazo en un día especial en muchos sentidos: “Mi padre murió justo hace un año, el 20 de junio. No sólo nos traen al mundo. Sólo Dios sabe lo que el amor que nos tienen les lleva a sufrir por nosotros”, reconocía agradecido a sus padres.

Para el joven diácono, la ordenación sacerdotal significa “el principio de algo maravilloso”, dice el H. Julio, aunque reconoce que también le da algo de miedo: “Sobre todo cuando, a pesar de tantos años de formación, te ves tan pobre, tan débil en tantos aspectos. Pero al fin y al cabo, como dice Santa Teresita del Niño Jesús, la perfección consiste en hacer su voluntad, en ser lo que él quiere que seamos”, explica.

El próximo 12 de diciembre, y después de 14 años de formación, recibirá el orden sacerdotal en Roma, junto a otros 40 compañeros de generación, entre los que se encuentra el H. Alberto Puértolas, barcelonés, que recibirá la ordenación diaconal en Chile el próximo 4 de julio.

La primera misión pastoral del H. Julio Muñoz estará en Monterey, México, donde será capellán y responsable de pastoral juvenil del colegio un colegio del Regnum Christi.