El Obispo invita a la alegría en Cuaresma

Ayer comenzó la Cuaresma con la Misa de imposición de la ceniza, también en la Catedral de Córdoba.

_MG_8601“Un santo triste es un triste santo”, así comenzó el Obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, su homilía en la Misa de imposición de la ceniza que tuvo lugar ayer, 18 de febrero en la Catedral. Unas palabras que hacían referencia a Santa Teresa de Jesús de la que estamos celebrando el V centenario de su nacimiento, según explicó el prelado.

Asimismo, invitó a la “oración, el ayuno y la limosna en este tiempo de Cuaresma penitencial que no debe introducirnos como en un túnel oscuro, como en una vida triste”, sino todo lo contrario, “comenzamos hoy miércoles de ceniza, un camino penitencial, un catecumenado, que concluye en las alegrías de la Pascua”.