El Obispo de Córdoba ha nombrado a dos nuevos canónigos de la Santa Iglesia Catedral

Se trata de los sacerdotes Antonio Prieto, Rector del Seminario Mayor “San Pelagio” y Tomás Pajuelo, Juez del Tribunal Eclesiástico y párroco del Beato Álvaro.

sin-titulo-1

En la mañana del 17 de noviembre, el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, ha nombrado a los sacerdotes Antonio Prieto y Tomás Pajuelo, como nuevos canónigos de la Santa Iglesia Catedral. Igualmente, ha designado al sacerdote Pedro Crespo Hidalgo, Canónigo de Honor de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba.

En primer lugar, Antonio Prieto tiene 42 años, es natural de La Rambla y fue ordenado sacerdote el 2 de julio del 2000. Actualmente, es el Rector del Seminario Conciliar “San Pelagio”, es profesor del Estudio Teológico del Seminario y del Instituto de Ciencias Religiosas “Beata Victoria Díez”.

Por su parte, Tomás Pajuelo nació en 1967 en la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo y recibió la ordenación sacerdotal el 19 de septiembre de 1992. Tomás Pajuelo desempeña su ministerio como Juez del Tribunal Eclesiástico de Córdoba, es párroco del Beato Álvaro de Córdoba, Arcipreste de Ciudad Jardín, Director Espiritual de Adoración Nocturna Española y Adoración Nocturna Femenina, y Capellán de la Hermandad del Rocío de Córdoba.

De otro lado, el sacerdote Pedro Crespo Hidalgo, nació en la localidad de Fernán Núñez en enero de 1938. Fue ordenado presbítero en febrero de 1965. Su último destino fue la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de la localidad de Priego de Córdoba, de donde es párroco emérito.

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES