El Obispo clausura la XX Semana de la Familia

Don Demetrio Fernández, aborda: “En torno al Sínodo de la Familia. Luces del Magisterio y retos del presente”.

El Obispo comenzó su exposición situando a los presentes en el contexto actual porque “es muy importante para la tarea pastoral conocer en qué mundo vivimos (..) Es importante para conocer el pensamiento de los hombres y mujeres de nuestro tiempo y también para poder expresar el Evangelio”, afirmó.

A continuación, don Demetrio destacó el “agnosticismo y el alejamiento de Dios” como “la causa de todos los males de nuestro tiempo y a lo largo de toda la historia”. “Por tanto si nuestra época ha proclamado la muerte de Dios, ahí está Nietzsche, Sartre y los filósofos existencialistas, nosotros hemos de saber que mucha gente de nuestro tiempo vive bajo ese influjo y que por tanto, el anuncio de Dios y de todo lo que se refiere a Dios es una novedad, también en el tema de la familia”. Por ello, “el anuncio de Dios y el anuncio de la conversión, es una anuncio que tiene actualidad, es vigente”.

Después de hacer un repaso por el Magisterio de la Iglesia, el prelado se centró en aspectos como: la indisolubilidad del matrimonio, el acto de unión conyugal con sus aspectos unitivo y procreativo, la paternidad responsable y la defensa de la vida desde el momento de su concepción hasta su ocaso natural. Al respecto, don Demetrio indicó que “la Iglesia de nuestro tiempo del siglo XXI tiene el gran reto en este campo de decirle a nuestros contemporáneos lo bonito que es el amor humano, en el matrimonio, según el plan de Dios”.