El Obispo celebra la festividad de Nuestra Señora de la Paz

Este ha sido uno de los actos de preparación a la coronación de la Virgen.

El pasado 24 de enero, el templo conventual del Santo Ángel acogió la celebración de la función solemne en conmemoración de la festividad de Nuestra Señora de la Paz, titular mariana de la hermandad.

La santa misa fue presidida por el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, y concelebrada por Francisco Orozco, Vicario General, junto a los padres capuchinos fray Emilio y fray Pedro Enrique.

Las palabras del prelado en su homilía se centraron en la preparación de la coronación de la Virgen de la Paz y Esperanza, desgranando cómo este ritual litúrgico debe asentarse sobre tres pilares fundamentales como son: el culto, la formación y la caridad. En esta línea, destacó la iniciativa social de la hermandad que, bajo el lema “Paz y Esperanza para los jóvenes y su dignidad” pretende sumarse al proyecto diocesano de rehabilitación del antiguo seminario de Nuestra Señora de los Ángeles, en Hornachuelos.

La eucaristía, que contó con el acompañamiento musical de la capilla de la hermandad de la Misericordia, finalizó con la entrega de la adhesión al proceso de coronación por parte de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, representada en la persona de su presidente, Francisco Gómez Sanmiguel.

De esta manera se dio comienzo al culto en honor a María Santísima de la Paz y Esperanza, que proseguirá a lo largo de esta semana con el ejercicio del triduo y de la función principal del próximo domingo. Estos actos litúrgicos serán predicados, en esta ocasión, por parte del canónigo José Juan Jiménez Güeto.