El lenguaje rompedor del arte contemporáneo para llegar a Dios

Del 9 al 26 de agosto las personas que vayan a participar en la JMJ podrán asistir a la exposición Arte+Fe, en la Fundación Pons (C/Serrano, 138).

Más de 3000 artistas de arte contemporáneo cristiano, participarán en la exposición Arte+Fe que tendrá lugar los días del 9 al 26 de agosto en horario de 9 a15 horas, excepto los días 16, 17 y 18 de agosto que está abierto en horario de 10 a 19 horas.

36 obras de Estados Unidos, Japón, Holanda, Liberia, Australia o Filipinas. Óleos conceptuales e instalaciones vanguardistas con diversos materiales: desde chapa, cabello humano a botellas de Coca Cola esmaltadas

“El pensamiento moderno vive de una desconfianza general. Esta exposición pretende ser un arte que construye, esperanzador”, ha explicado María Tarruella, comisaria de la exposición.

Lo rompedor y lo profundo no está reñido. Tampoco el arte contemporáneo y la fe. Así lo demuestran las 36 obras (instalaciones, performances, cuadros, fotografías) de la exposición Arte + Fe procedentes de países de los cinco continentes (Estados Unidos, Japón, Holanda, Liberia o Filipinas). La exposición Arte + Fe reunirá en la Fundación Pons, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), las obras de artistas contemporáneos cristianos provenientes de diferentes partes del mundo cuya meta común es que el arte sirva como puente a la fe. La muestra podrá verse desde el 9 al 26 de agosto, en la sede de la Fundación Pons.

“Es la primera vez en Europa que se organiza una exposición internacional con artistas vanguardistas y comprometidos con su fe cristiana ya sea católica, ortodoxa o protestante. El pensamiento moderno vive de una desconfianza general. Esta exposición pretende ser un arte que construye, esperanzador”, ha explicado María Tarruella, comisaria de la exposición.

La muestra ha contado con la colaboración del National Museum of Catholic Art de Washington DC, donde la exposición se trasladará después de la JMJ.

Tarruella ha destacado que esta exposición pone de manifiesto que “el sentido religioso no es algo de ayer, sino algo inherente al ser humano, que se expresa a través de los lenguajes artísticos de cada época. Las obras seleccionadas van desde lo más conceptual a otras con un punto de referencia más clásico”.

Este es el caso de la obra del holandés William Zijlstra que en su obra ‘Agnus Dei’ hace un claro paralelismo con la obra homónima de Zurbarán. Esta vez el cordero es inmolado en un altar moderno, hecho con periódicos con la noticia ‘El hombre es capaz de cualquier horror’, un artículo sobre el Holocausto. Lo inexplicable desde el punto de vista humano, como la crucifixión de Cristo o el sufrimiento del siglo XX, tiene sentido a la luz de la fe.

La trascendencia de lo cotidiano

Dios y el hombre no tienen por qué ser lejanos. Así lo piensan muchos de estos artistas, como el castellonense Alejandro Mañas que utiliza tres botellas de Coca Cola esmaltadas para hablar de santa Teresa, san Juan de la Cruz y san Sebastián. Aparentemente parecidas, estas botellas son como nosotros: “nuestra forma exterior es siempre la misma pero dependiendo de cómo vivamos en nuestro interior, vestimos el exterior”, explica el artista.

“Cada gesto cotidiano tiene un significado más profundo que trasciende su lado más funcional”, advierte David López a través de su obra ‘Nowa Huta’, en la que se ve la silueta de Cristo crucificado con imágenes cotidianas en su interior.

Instalaciones y ‘performances’

Lo participativo también tiene cabida en esta exposición. Por ejemplo, la obra ‘Las lágrimas de María Magdalena’, de la sevillana Adriana Torres de Silva, una instalación realizada con cabello que cuelga sobre una pintura cubierta de agua, y que invita al visitante a descubrirla retirando el pelo al mismo tiempo que huele el perfume que está derramado en el agua.

Otra de ellas es la instalación realizada por el filipino Jason Dy, artista y sacerdote jesuita, cuya obra está formada por botellas de cristal con recuerdos de seres queridos difuntos. Los visitantes de esta exposición que lo deseen podrán ‘rellenar’ las botellas con un recuerdo para sus seres queridos ausentes, como si de una carta a ellos y a Dios se tratase.

Experiencias nacidas en la cárcel

Todas estas obras salen de la creatividad de artistas muchas veces marcados por experiencias muy fuertes en las que han descubierto la fe. Es el caso de Eugene Perry, africano encarcelado por cometer un robo: en su situación de preso descubre el amor de Dios y encuentra la inspiración para su obra ‘Amor protector’ hecha con metal reciclado. Ahora es un cotizado artista en Estados Unidos.

En las cárceles también ha transcurrido la vida de Sarai Aser, artista chilena afincada en Rotterdam, esta vez como ayuda a los demás. Su obra ‘Virginidad’ pretende mostrar el mensaje que ofrece a las mujeres de las cárceles con las que trata: la oportunidad de volver a recomenzar frente a situaciones de marcado sufrimiento por la prostitución u otros motivos relacionados con la sexualidad.

La exposición Arte + Fe es una de las 300 actividades que forman parte de la programación cultural de la Jornada Mundial. En concreto es una de las tres exposiciones de arte principales, junto con el itinerario en el Museo del Prado ‘Los rostros de Cristo’ y la exposición del Museo Thyssen ‘Encuentros’.