El Cursillo de renovación

El Cursillo de Renovación, se considera un elemento del método del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, más concretamente del poscursillo.

Y como elemento del mismo, tiene su misma finalidad: hacer posible que la experiencia del Cursillo se prolongue, de manera que, el proceso de conversión pueda continuarse y pueda darse una maduración de la fe, en el seno de la comunidad cristiana y viviendo como fermento en el mundo.

Por lo cual, la persona que esté interesada en hacer el Cursillo de Renovación, es necesario que haya hecho el Cursillo de tres días y que hayan transcurrido, al menos, como mínimo un año. Los objetivos que persigue el Cursillo de Renovación son:

Tratar de proporcionar un nuevo encuentro con Jesucristo, para reforzar el proceso de conversión; posibilitando revisión de la propia vida.

Facilitar la incorporación a la comunidad eclesial, recalcando la dimensión comunitaria de la vida cristiana; profundizando en la realidad de la Iglesia.

Reforzar el carácter testimonial de la vida cristiana, animando a la acción evangelizadora en las propias realidades en las que estamos (familia, trabajo, ocio etc.).

Y, todo ello se consigue, a través de charlas, tiempo de silencio e interiorización, integración en grupos, participando de los Sacramentos. Y, por supuesto, es necesario como siempre, Ilusión, Entrega y Espíritu de Caridad, porque lo demás se dará por añadidura.

En definitiva, el Cursillo de Renovación es una nueva experiencia de fe, que nos posibilita un triple encuentro, con nosotros mismos, con Dios en Jesús y con los demás, de manera que, va a producir una reafirmación en nuestro camino cristiano.

Actualmente en Córdoba, se celebran tres Cursillos de Renovación al año que, por lo general, suele contar con una participación de entre 25 a 30 asistentes.

Al día de hoy, se ha celebrado ya el Cursillo nº 209. Y los próximos se celebrarán durante los días 18 y 19 de febrero y los días 14 y 15 de abril.

Con motivo de la celebración del Cursillo de Cristiandad nº 1000, sería una buena ocasión para dar gracias al Señor, por todas las personas que ha pasado por nuestra Casa de San Pablo, viviendo un Cursillo de Renovación e invitando a todos los que conocemos, para así poder proclamar: ¡Por mil generaciones… cuenta lo que el Señor ha hecho contigo!

Mª Ángeles Crespo Raya

Miembro del MCC de Córdoba