El Congreso continúa profundizando en la identidad e historia viva de la cultura mozárabe

La Catedrática de Historia Medieval de la Universidad de León, Gregoria Cavero, ha desvelado las vías que pueden clarificar la liturgia en la época de Alfonso VI

El II Congreso Internacional sobre Historia de los Mozárabes está siendo en Córdoba un acontecimiento cultural e historiográfico de primera magnitud en el que, desde el pasado jueves, se están dando cita los mejores especialistas sobre la identidad y la historia de los mozárabes a través de un gran elenco de sesiones relativas a Arqueología, Arte, Historia, Lengua, Literatura y Liturgia, entre otros.

Este sábado, la conferencia magistral de la Catedrática de Historia Medieval de la Universidad de León, Gregoria Cavero, ha causado un gran interés llevando por título “Alfonso VI y el impacto de la reforma litúrgica en la sociedad castellanoleonesa”.

Gregoria Cavero ha ido desgranando asuntos como el momento en el que el rey Alfonso envió legados a Roma queriendo tener el rito romano en todo su reino y lo consiguió al celebrarse un Concilio en la ciudad de Burgos en la era de 1076. Igualmente, hizo alusión a las dos vías que pueden clarificar el desarrollo e impacto de las reformas litúrgicas del siglo XI y la confrontación que existió entre los ritos de la época.

En este panorama no podía faltar el tratamiento de la candente cuestión de los mozárabes del presente o algunos de los hitos que han marcado la historia de nuestro país. “La romanización del santoral hispano-mozárabe en la España de los siglos XII-XV”, “El rearme ideológico de la sociedad cristiana a finales del siglo XI y su influencia en el destino del mozarabismo” o “Artes suntuarias en el ámbito funerario cristiano del Norte de la Península Ibérica (ss. IX-XI), han sido algunas de las ponencias de la mañana centradas especialmente en el ámbito litúrgico.

Rito hispano-mozárabe

Esta tarde, el Congreso fijará su mirada en la importancia del rito mozárabe. El Padre Diego Figueroa Soler explica que hablar del rito hispano “es hablar de nuestra propia historia, de lo que somos nosotros, de cómo nosotros hemos recibido la fe durante generaciones”.

“Hay elementos en la liturgia hispano mozárabe que son centrales en la fe y, más aún, para este momento que nosotros vivimos”, indica Figueroa para quien “la liturgia mozárabe no es algo que se quedó en el siglo VI o IX, sino que tiene elementos que a nosotros nos puede ayudar a profundizar en la fe y a afianzarla”. “Pensemos que es una liturgia que se ha forjado en un tiempo de persecución y de grandes dificultades sociales y, en esas circunstancias, la liturgia ha mantenido la fe de un pueblo y la importancia de la fe Trinitaria. Cuando entra el Islam proclama y confiesa la fe en un único Dios y nosotros creemos que ese único Dios son tres personas; pues bien, la liturgia hispano mozárabe explica y profundiza mucho en el Misterio de la Trinidad o en Jesucristo como el Señor de la historia, el que nos ha mandado la vida nueva”, asegura.

En su visión sobre la misa en rito hispano, considera que “nos lleva de vuelta a nuestras raíces y nos supone un conocimiento mayor de como nosotros creemos, del sentido de la celebración porque es tremendamente participativa y hace que todos los que participan en la celebración se encuentren ante el misterio y llamados a alabar a Dios”.

Por su parte, el sacerdote de la diócesis de Córdoba y vicerrector del Centro de Magisterio “Sagrado Corazón”, Antonio Navarro”, destacará en el Congreso las relaciones islamo-cristianas en el siglo XXI, partiendo de que la experiencia y relaciones entre cristianos y musulmanes han sido negativas. “Es necesario unas relaciones constructivas con todas las comunidades religiosas para unos bienes comunes como la paz, las iniciativas sociales humanitarias y compartir la fe en Dios”, pero “para el diálogo del Islam con el mundo es necesario que el Islam haga ciertas reformas jurídicas y teológicas, q cambie ciertos principios de lo que ha sido su ley para poder abrirse al diálogo”, asegura.

La jornada culminará con un Lucernarium presidido por el obispo de Albacete, monseñor Ángel Fernández, quien asegura que “ciertamente esta celebración nos permite resaltar la alabanza al Señor, a Cristo Resucitado como una acción de gracias por todo lo grande que es amor hacia nosotros”, un amor del que, según el prelado, “debemos ser como lámparas encendidas en medio del mundo, capaces de llevar esa luz a los demás”.

Monseñor Ángel Fernández recuerda que el rito mozárabe nace de la propia esencia del cristianismo en los primeros siglos y va evolucionando como una liturgia latina arraigada en los primeros apóstoles, que tuvo su mayor esplendor en la época visigótica.

Misa Solemne en la Catedral

El broche final de este Congreso que ha acaparado la atención de más de 1.300 personas lo pondrá el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, con la celebración de la misa solemne en rito hispano mozárabe mañana domingo, a las doce de la mañana, en la Santa Iglesia Catedral.

 

 

 

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES