El carisma carmelita esta semana en “Al Trasluz”

El sacerdote Antonio Gil hace un repaso por la historia a pocos días de la celebración de la Virgen del Carmen

El carisma carmelita

ANTONIO GIL

Sacerdote

 

Estos días se celebran solemnes novenas en honor de Nuestra Señora del Carmen, advocación mariana tan arraigada en el pueblo cristiano. Evoquemos algunas pinceladas históricas: El Monte Carmelo ha sido siempre un monte sagrado. La palabra "Carmelo", etimológicamente, viene a decir "jardín" o "viñedos de Dios". En la antigüedad estaba cubierto por viñedos y fue siempre famoso por su fertilidad. El profeta Elías lo convirtió en el refugio de la fidelidad al Dios único y lugar de encuentro con el Señor. En tiempos de las Cruzadas, ermitaños cristianos inspirados por la vida y el espiritu del profeta Elías, se acogieron en las grutas de aquel Monte, reuniéndose en torno a una iglesia que dedicaron a la Virgen María, tomándola como patrona de su grupo.

-Nacen los carmelitas en aquel grupo de ermitaños que, inspirados en el profeta Elías, se retiraron a vivir al Monte Carmelo.

-Crecen los carmelitas aquel 16 de julio de 1251, día en el que según la tradición, la imagen de la Virgen del Carmen se le aparece a san Simón Stock, superior general de la Orden, a quien le entregó sus hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano carmelita.

-Se extienden los carmelitas y la devoción mariana a la Virgen del Carmen a muchos países de Europa, entre ellos, España.

-Arraigan los carmelitas en ciudades y pueblos de Andalucía, llegando a Sevilla en 1358.

-Difunden los carmelitas su carisma por todas partes: La  contemplación, entendida como un proceso de transformación, constituida por tres elementos: "Oración, fraternidad y servicio en medio del pueblo". Miremos estos días a la Virgen del Carmen, nuestra Madre.

 

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES