Doscientos sacerdotes y seminaristas participan en Montilla en un curso sobre la misericordia

El curso “Ministros de la misericordia, según San Juan de Ávila”, organizado por el Centro Diocesano “San Juan de Ávila”, ha concluido en Montilla, el viernes 14 de febrero. Entre los ponentes, el Arzobispo Castrense de España, Monseñor Juan del Río, uno de los máximos especialistas en la figura de este santo sacerdote; y el Penitenciario Mayor de la Santa Sede, el Cardenal Mauro Piacenza, que ha sido el artífice de la ampliación del Año Santo a un Trienio Jubilar.

Bajo el título “Ministros de la Misericordia, según san Juan de Avila”, Montilla acogió los días 13 y 14 de febrero un nuevo curso de formación que aglutinó a cerca de 200 sacerdotes, religiosos y seminaristas mayores, provenientes de Córdoba y otras diócesis españolas, como Granada o Toledo.

La iniciativa, que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Montilla -que ha cedido el Teatro Garnelo para acoger las cuatro conferencias - se enmarca en el contexto del Trienio Jubilar Avilista, concedido por la Santa Sede con motivo de la declaración de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia Universal.

PONENCIAS DEL JUEVES

En este día hubo dos sesiones. Por la mañana, Mons. Juan del Río, Arzobispo Castrense de España, impartió la primera conferencia bajo el título “El sacramento de la confesión en San Juan de Ávila”. Este prelado de origen andaluz presentó la praxis que respecto al sacramento de la confesión había en la época del Maestro Ávila, adecuándola al momento actual que vive la Iglesia.

Por la tarde, el conferenciante fue el también obispo, Mons. Krzysztof Jozef Nykiel, Regente de la Penitenciaría Apostólica. Este prelado de origen polaco disertó sobre “Las censuras reservadas a la Sede Apostólica”, exponiendo la actual vigencia de la teología sobre la gradación de pecados y la práctica que actualmente se sigue desde la Santa Sede en lo que se refiere a las “penitencias” en pecados de extrema gravedad.

EL CARDENAL EN MONTILLA

El Cardenal Mauro Piacenza llegó a Montilla a primera hora de la tarde y tuvo oportunidad de visitar los lugares montillanos ligados a la figura de San Juan de Ávila –conocida como “ruta avilista”. Comenzó su visita al Convento de Santa Clara, saludando a las monjas clarisas de este monasterio. Posteriormente, se dirigió a la Casa de San Juan de Ávila, donde el santo vivió durante más de veinte años. Finalizó su visita conociendo la Casa de Cáritas, reformada y bendecida hace pocos meses y que es el gran fruto de este Jubileo Avilista, y la Casa de las Aguas, donde hay una exposición bibliográfica sobre el nuevo Doctor de la Iglesia. Culminó la primera jornada del curso con la celebración de la eucaristía presidida por el Cardenal Piacenza y con una vigilia de adoración eucarística por los sacerdotes.

PONENCIAS DEL VIERNES

La jornada del viernes se inició con la celebración de la misa presidida también por el Cardenal Piacenza ante los restos del Maestro Ávila. Posteriormente, a las 10 de la mañana, el Penitenciario Mayor de la Santa Sede disertó sobre “El sacramento de la Penitencia”, explicando la importancia y el deber que tienen los sacerdotes de ofrecer este sacramento, ya que “son ellos los que tienen la gracia de Dios para ser “ministros” de la misericordia”. Asimismo, recordó que los sacerdotes son “donantes de misericordia”, por lo que deben resurgir el deseo de misericordia en nuestros hermanos y ofrecerla a todas y cada una de las personas.

A esta conferencia le siguió la ponencia de don Félix del Valle, director espiritual del Seminario Mayor de Toledo, sobre “La confesión y la dirección espiritual”, con la que concluyó este curso monográfico. En su intervención, el conferenciante señaló la importancia de la confesión y la dirección espiritual: “Son dos cosas que sólo pueden ser inmensamente gozosas si se viven desde el interior”, afirmó.

Puede ver y escuchar todas las ponencias en este enlace