Dos nuevos diáconos para la Iglesia de Córdoba

Esta mañana, en la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, ha ordenado a dos nuevos diáconos en la Santa Iglesia Catedral. José Miguel Bracero Carretero del Seminario Conciliar "San Pelagio" y Francisco Antonio López López del Seminario Redemptoris Mater "San Juan de Ávila" han recibido así el primer grado del orden sacerdotal.

En la ceremonia, los nuevos diáconos han estado acompañados por sus familias, amigos, formadores y compañeros del Seminario en este paso tan importante en su camino al presbiterado. En su homilía, Mons. Demetrio Fernández ha  explicado en qué consiste el rito de la súplica letánica por el que se invoca a todos los santos que vengan en ayuda de los ordenandos. También a continuación, los nuevos diáconos prometerían obediencia a las autoridades de la Iglesia y harían la promesa del celibato para toda la vida y el de alimentar y mantener un espíritu de oración.

Asimismo, recordando las palabras del Papa Francisco a los sacerdotes que decía que "no puede acceder al sacerdocio quien no sea capaz de ser un buen padre de familia, o sea que uno no se mete a cura porque no sabe qué hacer o porque está aburrido de la vida o porque no vale para otra cosa, sino que uno da el paso precisamente porque es capaz, responsable y maduro para amar desde la generosidad con la que Dios os pide amar desde hoy  y para siempre".