Domingo de Ramos en la Santa Iglesia Catedral

El Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, ha presidido hoy la celebración del Domingo de Ramos en la Santa Iglesia Catedral.

Hoy, Domingo de Ramos en la Pasión del Señor y Domingo previo a la Pascua, celebramos el pórtico de la Semana Santa. Con este motivo, el Sr. Obispo ha presidido la Santa Misa con la bendición de las palmas y ramos de olivo celebrada en la Catedral de Córdoba esta mañana, ante la presencia de cientos de fieles que abarrotaban el templo.

Una ceremonia que ha comenzado con la procesión de las Palmas, que representa para los católicos la entrada de Jesús en Jerusalén, en el Patio de los Naranjos donde el Sr. Obispo ha bendecido las palmas y ramos de olivo de todos los fieles. Después, ha iniciado la procesión hasta el Altar Mayor acompañado por numerosos presbíteros y miembros del Cabildo Catedralicio, donde ha oficiado la Misa.

Durante su homilía, ha explicado que en este Domingo de Ramos, Jesús entra en la borriquita a Jerusalén por el camino de la humildad, el amor y la obediencia al Padre, recordando que nosotros en este día “hemos entrado también con el único que tiene la salvación”. “Él es Dios y por eso, le adoramos y le seguimos, porque Él es el único en el que tenemos la salvación”, ha subrayado.

Asimismo, ha manifestado que “Jesucristo se ha hecho hombre de verdad y ha cargado con todos nuestros pecado: Él es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. En este sentido, ha invitado a los fieles a no quedar indiferentes ante la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo y a tener presente a nuestro Señor siguiendo sus pasos.

Al concluir, Mons. Demetrio Fernández ha pedido a la Virgen Santísima que nos acompañe a todos en estos días que vivimos con fe los Santos misterios y que Ella nos conceda participar en los más hondo del corazón de Cristo siempre.