Doce alumnos reciben el diploma del curso sobre “Protección y prevención del abuso sexual a menores”

Tras la entrega de diplomas, se ha inaugurado el nuevo curso 2021-2022 para el que están matriculados una quincena de alumnos

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández aprobó por Decreto el “Protocolo de prevención y actuación frente a abusos sexuales a menores y personas vulnerables, y Código de buenas prácticas para ambientes sanos y seguros en la Iglesia”. Unos meses antes, en febrero, la diócesis de Córdoba ya estaba en contacto con el  Centro de Protección del Menor del Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana donde tienen elaborado un programa que incluye intervenciones docentes y unidades formativas en línea (E-learning). “El objetivo es favorecer la protección y el bienestar de los menores y de las personas vulnerables, promoviendo medidas de prevención contra los abusos sexuales y de otro tipo”, explican los responsables del curso. Por ello, en mayo de ese mismo año se firmó un convenio de colaboración entre la Diócesis y la Universidad Gregoriana para poder formar a los agentes de pastoral de la Diócesis en este tema tan importante.

De esta forma se iniciaron en Córdoba los cursos sobre “Protección y prevención del abuso sexual a menores” que este año han finalizado un total de doce alumnos, los cuales han recibido el diploma este martes, 23 de noviembre, en el Centro de Magisterio “Sagrado Corazón”, en un acto presidido por el Obispo.

Se trata de la segunda edición de este curso, a la que inicialmente se matricularon 21 alumnos, de los cuales superaron doce satisfactoriamente el curso. Entre ellos hay cuatro sacerdotes, capellanes de centros educativos de la Fundación “Santos Mártires” de Córdoba y uno de ellos formador en el Seminario Menor de la Diócesis; seis profesores pertenecientes a la Fundación Diocesana de Enseñanza; un profesor del Centro de Magisterio Sagrado Corazón y un abogado. “Este grupo de alumnos ha destacado por la gran responsabilidad con la que ha seguido la formación y por el gran nivel en la realización de las actividades que se piden en los temas del mismo”, asegura Ana Roldán, una de las responsables del curso.

Catorce unidades para trabajar

El curso que se realiza en la Diócesis está formado por 14 unidades que se trabajan a través de una plataforma y una vez al mes, se lleva a cabo un encuentro en el que el Vicario General, Antonio Prieto, como profesor responsable del curso, ayuda a profundizar en los contenidos del temario y orienta a los alumnos y docentes en las actividades a realizar de cada tema. “Estas unidades nos ofrecen una panorámica muy completa sobre el tema del abuso y abren un camino para generar ambientes seguros, equipos de personas que acompañen, itinerarios adecuados y probados para sanar todo tipo de adiciones que esclavizan”, indica Roldán.

Desde este martes, ha comenzado la tercera edición del curso donde están matriculados quince alumnos, tres de ellos del Hogar de Nazaret, dos pertenecen a la Oficina de Protección del Menor de la diócesis de Almería, seis a la Fundación Santos Mártires de Córdoba donde además hay tres sacerdotes, dos más pertenecen al profesorado del Centro de Magisterio Sagrado Corazón, uno a la Delegación Diocesana de Enseñanza y otro a la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de Priego de Córdoba.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES