Diversión y evangelización durante el verano

Hablar de verano es hablar de vacaciones, diversión, entretenimiento, abandono de la rutina. Época en la que los niños tienen que ocupar su tiempo una vez finalizadas las clases. Desde la Diócesis de Córdoba son muchas las alternativas que se han ofrecido desde finales de junio y durante todo el mes de julio

Muchos han sido los campamentos que se han celebrado y distintos los destinos elegidos para cada uno de ellos. Los colonos han disfrutado de cada aventura y un año más han sido ellos los encargados de convertir esta experiencia en irrepetible.

El Obispo de Córdoba ha querido visitar algunos de ellos para intercambiar impresiones con los niños, catequistas y responsables. Hemos podido verlo en El Rocío, en Lepe y en las Colonias Vocacionales, organizadas en el Seminario Menor.

Pero no solo son experiencias enriquecedoras para los niños, también para los catequistas y responsables que trabajan mucho para que los campamentos sean posibles. Así lo ha explicado Chari López, Responsable Diocesana de niños en Acción Católica, “hay muchas experiencias, muchos niños y, sobre todo muchas caras que me han marcado. Ha habido niños que no se me olvidarán en la vida porque te demuestran cariño como casi nadie te lo ha demostrado y esas son las cosas que compensan el esfuerzo y el trabajo. He conocido niños muy bonitos por dentro”.

La Casa de Cáritas de Torrox, Cristo Rey, ha acogido este año el campamento de la Parroquia Trinidad de Priego de Córdoba. Las nuevas instalaciones de la Casa de Torrox se han estrenado recientemente tras su reinauguración.

En la Aldea del Rocío, Huelva, es donde han tenido lugar más campamentos. Las instalaciones y el espacio que ofrece la convierten en un sitio ideal para las colonias en verano. Los jóvenes de Acción Católica y los de la Parroquia de la Trinidad de Córdoba, así como los de parroquias de Benamejí, Villanueva de Córdoba, Cardeña y Baena han disfrutado de su aventura veraniega en el entorno de la Aldea del Rocío. Este año el campamento de Acción Católica ha dividido a los colonos por edades, los jóvenes entre 12 y 17 años en El Rocío y los niños de 8 a 12 han estado en Waingunga, Lepe.

Por su parte, la Casa de Cristo Rey en Villanueva de Córdoba también ha recibido varios campamentos. La Parroquia Santa Rafael María de Córdoba, San Miguel y Santa Victoria son tres de ellas. Las Escolapias, con niños del colegio Calasancio y Santa Victoria, han pasado unos días en la granja escuela L´Aljara.

Cada campamento tiene sus particularidades pero todos siguen una estructura casi idéntica. Catequesis, talleres, actividades, juegos, multiaventuras y veladas nocturnas suelen ser el día a día en las colonias. Son días en los que los niños y jóvenes de nuestra Diócesis se acercan a Jesús, gracias a la buena preparación de los responsables las dinámicas se adaptan a la edad con el fin de que vayan creciendo en la fe. Antonio Gálvez, Vicario Parroquial de San Miguel, aseguraba que el objetivo de los campamentos debe ser “hacer familia en parroquia” y conseguir que los niños “hagan amistad con el Señor y perseveren en la relación con Él”.

Después de cada campamento los colonos encuentran la oportunidad de seguir creciendo en la fe e incorporarse a grupos parroquiales al regresar a Córdoba. En ese propósito se emplean muchos esfuerzos en la organización y seguimiento de los mismos. Una experiencia que da frutos en muchos casos.