Diecisiete años de Gracia con el Señor

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, celebra el aniversario de su ordenación episcopal en la festividad de san Eulogio de Córdoba

 

Han pasado diecisiete años desde que aquel 9 de enero de 2005, memoria de San Eulogio de Córdoba, fuera consagrado como Obispo monseñor Demetrio Fernández. Recibió la ordenación episcopal en el Monasterio de Veruela-Tarazona y fue nombrado por el Papa San Juan Pablo II.

Monseñor Demetrio Fernández comenzó su ministerio episcopal como obispo de Tarazona y providencialmente, cinco años más tarde, el 18 de febrero de 2010, monseñor Demetrio Fernández fue nombrado Obispo de la diócesis de Córdoba, la sede de uno de los grandes mártires defensores del cristianismo en el siglo IX y titular del Seminario Conciliar Diocesano.

En numerosas ocasiones y en esta en especial, el pastor de la Diócesis ha pedido a todos rezar por él y por su santidad, teniendo como referente a San Eulogio, que decidió entregarse por completo al Señor hasta derramar la sangre. De igual modo, ha manifestado públicamente su gratitud a Dios por todas las gracias y dones que ha recibido en la Iglesia, especialmente, en la diócesis de Córdoba.

Datos biográficos

Nació el 15 de febrero de 1950 en Puente del Arzobispo (Toledo) en el seno de una familia cristiana. Sintió la llamada de Dios al sacerdocio en edad temprana. Estudió en los Seminarios de Talavera de la Reina (Toledo), Toledo y Palencia. Es maestro de Enseñanza Primaria (1969).

Recibió la ordenación sacerdotal el 22 de diciembre de 1974 en Toledo, de manos del cardenal Marcelo González Martín, arzobispo de Toledo. Entre los cargos y actividades desempeñadas durante su ministerio fue Coadjutor de la Parroquia “El Buen Pastor”, de Toledo (1974-1977); Coadjutor en las parroquias de los Santos Justo y Pastor y en la de San Ildefonso (1980-1983); Profesor de Cristología y Soteriología en el Seminario de Toledo (1980-2005); Consiliario diocesano de MAC -Mujeres de Acción Católica- y de “Manos Unidas” (1983-1996); Vicerrector y Rector del Seminario Mayor “Santa Leocadia” para vocaciones de adultos (1983-1992); Pro-Vicario General (1992-1996); Delegado Episcopal para la Vida Consagrada (1996-1998); Párroco de “Santo Tomé”, de Toledo (1996-2004). Miembro del Consejo Presbiteral, del Colegio de Consultores, del Consejo Diocesano de Pastoral, Delegado de Evangelización y Doctrina de la Fe, Director de los Secretariados diocesanos de Doctrina de la Fe y de Relaciones Interconfesionales.

En el seno de la Conferencia Episcopal Española es Presidente de la Junta Episcopal de San Juan de Ávila y miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades y de la Comisión Episcopal para el diálogo Interreligioso. Asimismo, es miembro de la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES