“De este servicio de superiora, se aprende constantemente”

El colegio de las concepcionistas en Pozoblanco tiene más de un siglo de historia y es parte de la historia y del presente de esta localidad. La misma fundadora de esta congregación, Santa Carmen Sallés, se desplazó a esta localidad cordobesa para dar origen a esta institución educativa.

La Madre María Dolores tiene una amplia experiencia docente –ha servido en los colegios de Manzanares, Ponferrada y Pozoblanco- y también de gobierno, ya que previamente a ser elegida superiora fue superiora en Madrid y secretaria provincial.

Iglesia en Córdoba.- ¿Qué se experimenta al ser elegida superiora?

Madre María Dolores.- Cuando me piden el servicio de Superiora en una comunidad, lo primero que me aflora son los propios sentimientos de debilidad, ello conlleva un tiempo de silencio para acoger y pedir sabiduría. No faltan resistencias ante la complejidad de vida, pero también te habla interiormente la voz de la Congregación que llama a la unidad.

IeC.- Y ¿qué le pide a Dios ante esa responsabilidad?

MMD.- Una oración con la que me dirijo al Señor frecuentemente es: “Dame tu sabiduría para que me asista en mis trabajos y venga yo a saber lo que te es grato.” Y otra, con la comenzamos cada jornada en la invocación al Espíritu: Que saboreemos lo bueno y gocemos con el Señor. De este servicio de superiora, se aprende constantemente, porque no siempre tiene que ser la tuya la última palabra. Es un servicio de desgaste y un ejercicio de continuo estímulo.

IeC.- Vayamos a los inicios ¿cómo reaccionó su familia ante su decisión?

MMD.- Jamás olvidaré las facilidades que me ofrecieron mis padres ante mi decisión de consagrarme al Señor, cómo supieron vencer las resistencias iniciales de mis hermanos recordándoles la libertad que debíamos ejercer en la elección de estado. Y, cómo toda la vida me ha acompañado mi familia en sus diferentes posibilidades.

IeC.- ¿Qué destaca de la fundadora de su congregación?

MMD.- Mi fundadora Carmen Sallés, es un continuo referente a María Inmaculada. Si yo volviera a nacer, volvería a ser Concepcionista. Ya mi madre, (no sé el motivo) hizo una promesa, que yo debía cumplir, vistiendo a mis quince años, el hábito de la Inmaculada. Me siento tan orgullosa... De la vida de mi fundadora, me atrae su capacidad de estar siempre en búsqueda, incansable buscadora de caminos nuevos; su resuelta decisión, su facilidad para hacerse compañía para Jesús, su creatividad en pedagogía preventiva. Era una experta en terapias. Casi tocaba los milagros. Es fácil recordar siempre el detalle de cómo siendo aún niña, hace su primera comunión en Montserrat -vestida de blanco y azul- y ese día tiene el presentimiento y la convicción de “ser toda para Jesús”.

IeC.- ¿Qué es lo más bonito de ser consagrada?

MMD.- Lo más bonito de ser consagrada es que nunca estás sola. Eres de Dios, está contigo y Él te da hermanas.

 

CONGREGACIÓN DE RELIGIOSAS CONCEPCIONISTAS MISIONERAS DE LA ENSEÑANZA

Fundada por Santa Carmen Sallés y Barangueras, en vísperas de la Solemnidad de la Inmaculada, el día 7 de diciembre de 1892 en Burgos.

Se trata de una congregación de vida apostólica, que apuesta por la educación de niños y jóvenes.

La comunidad de Pozoblanco nace en 1899 y fue fundada por la misma santa. Esta congragación sólo tiene esta casa en la Diócesis.

En la actualidad, la comunidad está formada por siete religiosas que continúan con la misión educativa en el Colegio “La Inmaculada”.

Más información en: www.concepcionistas.eswww.concepcionistas.comwww.pozoblanco.concepcionistas.es