D. Juan José Asenjo celebra una Eucaristía en la Capilla Ardiente

Durante la homilía, D. Juan José Asenjo, visiblemente emocionado, compartía con los fieles las virtudes de su madre que la caracterizaban como buena esposa y madre solícita.

misa (1)En la mañana de hoy, monseñor D. Juan José Asenjo Pelegrina, celebraba una Eucaristía por el eterno descanso de su madre Dª Cándida Pelegrina Pelegrina, en la que concelebraron los dos Vicarios Generales, Fernando Cruz Conde y Joaquín Alberto Nieva, y el Delegado del Clero, Gaspar Bustos.

Durante la homilía, D. Juan José Asenjo, visiblemente emocionado, compartía con los fieles las virtudes de su madre que la caracterizaban como buena esposa y madre solícita, de profunda vida de piedad y de una gran devoción a la Virgen Santísima. Probada en la debilidad y el sufrimiento no sólo cuando pierde a uno de sus hijos sino también en estos últimos años donde la enfermedad la ha tenido postrada siendo un ejemplo de amor a la cruz para su familia. D. Juan José añadió que su vocación sacerdotal es un don de Dios pero no cabe duda que también ha sido fruto de las oraciones y la compañía de su madre.

En la celebración han participado los trabajadores de la curia y fieles que comenzaban acudir a la Capilla Ardiente que se ha instalado en la Capilla de Ntra. Sra. del Pilar en el Palacio Episcopal. La Capilla estará abierta durante todo el día hasta mañana que se celebre la Misa Exequial, en la Santa Iglesia Catedral, a las 9:00 h.