“Cuenta lo que has visto y oído…”

Llega el Domund, la Jornada Mundial de las Misiones, como un compromiso ardiente de nuestra fe

Llega el Domund, la siglas que enternecen las entrañas de la Iglesia, la Jornada Mundial de las Misiones, como una llamada, como una invitación, como un compromiso ardiente de nuestra fe. Un año más, la frase de Paul Claudel, interpelando con fuerza a los cristianos: "Y vosotros, los que véis, ¿qué habéis hecho de la fe?".

El Domund nació en el Corazón de Cristo y brotó de sus labios cuando nos encargó la misión de "ir por todo el mundo y proclamar la Buena Noticia a toda la creación". Pero la evangelización sólo será posible desde la experiencia del encuentro personal con Dios. Nos lo dice el papa Francisco, en su Mensaje: "La amistad con el Señor, verlo curar a los enfermos, comer con los pecadores, alimentar a los hambrientos, acercarse a los excluidos, tocar a los impuros, identificarse con los necesitados, invitar a las bienaventuranzas, enseñar de una manera nueva y llena de autoridad, deja una huella imborrable, capaz de suscitar el asombro, y una alegría expansiva y gratuita que no se puede contener".

Esto es el Domund: "Cuenta lo que has visto y oído". Todo lo que hemos recibido, todo lo que el Señor nos ha ido concediendo, nos lo ha regalado para que lo pongamos en juego y se lo regalemos gratuitamente a los demás. Nuestro delegado de Misiones, Antonio Evans, lo ha expresado hermosamente: "El Domund es una conversión a la pastoral de la compasión".

 

 

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES