Córdoba se empapa de “Rocío”

Procesionaron las cinco filiales de Córdoba junto al simpecado de la Hermandad matriz de Almonte.

Tras la gran acogida del Víacrucis magno de la fe celebrado en Córdoba el pasado 14 de septiembre, ayer la ciudad entera se volcó de nuevo con la celebración del “Rocío de la fe”. Una cita que reunió a las cinco filiales de la Diócesis (Córdoba, Puente Genil, Cabra, Priego y Lucena) y junto a ellas, el simpecado de la Hermandad matriz de Almonte.

Pasadas las 15:30 de la tarde comenzaron a salir de diferentes templos de la ciudad los distintos simpecados rumbo a la Santa Iglesia Catedral, donde tuvo lugar el Solemne Pontificial de esta “magna celebración”. En la misa, el Obispo entregó a la Hermandad de Córdoba una reliquia del Beato Juan Pablo II que se colocará a partir de ese día en su simpecado.

Una vez concluida la ceremonia, los miles de fieles que se congregaron en la Catedral acompañaron a los simpecados hasta sus carretas, iniciando así la procesión por las calles de Córdoba.

Tendillas 

Tras pasar por los altares marianos realizados por diez Hermandades de Córdoba, el cortejo llegó a las Tendillas donde se había colocado un altar que posteriormente, presidió el simpecado de la Hermandad matriz –que se encontraba en la iglesia de La Compañía-. Ante una plaza repleta de asistentes, el Obispo quiso agradecer a los fieles la devoción y la fe que habían mostrado este día en torno a nuestra Madre del cielo.

Tras este acto, la Hermandad matriz regresó a la iglesia de La Compañía, mientras que las filiales rocieras iniciaron un nuevo camino procesional.

Jardines Virgen del Rocío

La jornada se cerró con una nueva parada en los Jardines de la Virgen del Rocío, situados junto al Puente Miraflores, donde el pastor de la Diócesis, don Demetrio Fernández, bendijo un monumento a la Blanca Paloma. Finalmente, los participantes disfrutaron de una “pará” rociera en los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos.