Congreso de voluntarios y voluntarias del Movimiento de los Focolares

Más de 130 personas han participado en este Congreso que tuvo lugar desde el día 5 al 8 de febrero en la Casa de Espiritualidad San Antonio.

focolaresDel 5 al 8 de febrero ha tenido lugar el Congreso anual de las voluntarias y voluntarios de Dios de Andalucía y Extremadura en la Casa de Espiritualidad San Antonio. Forman parte de la extensa familia del Movimiento de los Focolares y surgieron en 1956 ante los trágicos y sangrientos hechos de Hungría. Cuando los ideales de libertad de un pueblo fueron reprimidos con la sangre y esta represión sacudió a toda Europa, Chiara Lubich advirtió la urgencia de devolver a Dios a la sociedad “para que los hombres encontraran en Él la fuente de la libertad y de la fraternidad”. Se produjo una respuesta inmediata y nacieron así los voluntarios y voluntarias, personas de las más variadas categorías sociales y profesiones, que, voluntariamente, están dispuestos a edificar una sociedad nueva para dar testimonio de un solo nombre: Dios. En la actualidad están en los cinco continentes y también en Andalucía y Extremadura.

Han sido cuatro intensos días de profundización e intercambio para adentrarse aún más en su vocación y encontrar cauces concretos para construir una sociedad más justa y humana según el Evangelio.

Siguiendo las huellas del reciente Sínodo sobre la Palabra, los más de 130 participantes han llevado a cabo conferencias, mesas redondas y reuniones por grupos encaminados a comprender cómo actualizar la Vida de la Palabra, experimentada, llevada a la vida cotidiana y compartida con los hermanos, de forma que sea fermento de una Nueva Humanidad. “Es la Palabra la que nos impulsa a buscar las llagas de la sociedad, y -entrando en ellas- sanarlas”, señaló uno de los asistentes. Desde la sanidad hasta la educación; desde la política a la economía, los voluntarios de Dios han renovado su compromiso de seguir difundiendo el Nuevo Humanismo nacido del Vaticano II.

La jornada finalizó con la celebración de la Eucaristía, presidida por el Vicario General de Pastoral, Joaquín Alberto Nieva García, quien les animó a “renovar el compromiso de seguir proclamando con la vida el Evangelio de Cristo allí donde estéis”.