Concluye el Sínodo de la Familia

Tras casi un mes de deliberaciones, los más de 270 padres sinodales participantes han puesto fin a este Sínodo dedicado a la familia.

misa final

El pasado fin de semana, concluyó la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la Familia con una misa presidida por el Santo Padre en la basílica de San Pedro.

En su homilía, el Papa señaló que las tres lecturas del día hablaban de la misericordia de Dios, y al hilo de esto, pidió poner al hombre, sobre todo hoy, “en contacto con la misericordia compasiva que salva” dijo.
Advirtió también sobre la "espiritualidad del espejismo", en la que somos “capaces de construir visiones del mundo, pero no aceptamos lo que el Señor pone delante de los ojos”.
Concluyó agradeciendo a los padres sinodales el camino recorrido “con la mirada fija en el Señor y en los hermanos, en la búsqueda de senderos que el Evangelio indica a nuestro tiempo para anunciar el misterio de amor de la familia”.
La misa concluyó con el canto de la Salve Regina, con el Papa delante del cuadro de la Sagrada Familia.

Documento post-sinodal

Es el momento ahora de esperar los frutos concretos de esta amplia y sosegada reflexión, donde los temas tratados han sido muy variados. En la misa de apertura el Papa aludía en su homilía al drama de la soledad, el amor entre el hombre y la mujer, y la familia como lugar privilegiado de humanidad. Al día siguiente, el relator general del Sínodo, Peter Erdö, cardenal de Budapest, enunció los temas principales que se iban a abordar: desde la verdadera vocación de la familia, a la misión de la Iglesia hoy sobre todo en el orden de la formación de los esposos y del clero, que los acompaña; la necesidad de modificar el lenguaje, para que sea entendible; la necesidad de promover estructuras económicas de apoyo a las familias; la situación de los divorciados y el acompañamiento de los mismos; el no al aborto y a la eutanasia, y sí a la apertura a la vida como exigencia intrínseca del amor conyugal; la adopción de niños; y un largo etcétera.

De momento, el jueves 22 se dio a conocer el primer borrador de la Relatio Finalis. Un documento que los obispos han considerado "más ordenado y satisfactorio" que la Instrumentum Laboris, según explicó el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi. Tras varias enmiendas y un análisis pormenorizado, fue entregado el sábado al Papa.

sinodo