Concluye el congreso de jóvenes en Valencia

Más de 2.300 participantes asistieron del 1 al 4 de noviembre al Congreso Nacional de Pastoral Juvenil, organizado por la Conferencia Episcopal Española, en el que participaron 34 obispos españoles.

El jueves por la tarde, comenzó el Congreso con un acto en la Plaza de la Virgen de los Desamparados, donde 80 jóvenes representantes de todos los rincones de España procesionaron hacia el interior de la Catedral, portando palmas y velas.

Junto a diversos talleres en templos valencianos, tuvieron lugar tres ponencias centradas en el objetivo de este Congreso: "Descubrir nuevos caminos para evangelizar a los jóvenes y que a su vez ellos sean testigos del Evangelio en la cultura de hoy".

La primera de ellas, fue impartida por Mons. Carlos Osoro, arzobispo de Valencia, quien insistió en que “Jesucristo no ha venido para maltratar ni destruir al ser humano sino para rehacerle”. Asimismo, afirmó que ahora hay que “promover nuevas expresiones evangelizadoras y afrontar un nueva etapa desde unas bases teológicas fuertes” aludiendo al concilio Vaticano II y el catecismo de la Iglesia.

En la segunda de las ponencias, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, centró su tema en lo afectivo, y en concreto sobre tres de las heridas de la sociedad postmoderna: el narcisismo, el pansexualismo y la desconfianza. En este sentido, recordó que "uno de los motivos principales por el que nos está costando tanto que el Evangelio resuene en el corazón de los jóvenes, es porque nosotros mismos tenemos todavía un déficit importante para llegar al Corazón de Cristo".

Por su parte, el Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, el Cardenal Stanislaw Rylko,centró su intervención en la emergencia educativa, desde las enseñanzas de Benedicto XVI. En ese sentido, analizó en qué consiste la crisis educativa, explicando la creciente dificultad que se encuentra para transmitir los valores fundamentales de la existencia y de un correcto comportamiento. Las dificultades "son inevitables en una sociedad y en una cultura que con demasiada frecuencia tienen el relativismo como su propio credo", expresó.

El Congreso concluyó con la Eucaristía final de envío en la Catedral valenciana, en la que participaron cerca de tres mil personas.

 
Ponencia de Mons. Osoro, arzobispo de Valencia
Ponencia del Cardenal Rylko
Ponencia de Mons. Munilla, obispo de San Sebastián