Comienza el Sínodo sobre la familia

Desde el día 4 de octubre, está teniendo lugar en el Vaticano la asamblea ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la familia que tiene como tema central “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo”.

XVI Ordinary Meeting of the Synod of Bishops

Se trata de un Sínodo ordinario que completará los trabajos del Sínodo extraordinario reunido el mes de octubre de 2014 y que se prevé que llegará a unas conclusiones operativas para dar respuesta, en la acción pastoral de la Iglesia, a los problemas que se plantean actualmente en el campo del matrimonio y de la familia. Los trabajos se prolongarán hasta el día 25 de octubre, fecha en la que concluirá.

Entre los participantes españoles, podemos destacar a don Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal; don Carlos Osoro, arzobispo de Madrid; don Mario Iceta, obispo de Bilbao y don Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, entre otros.

Previamente, el Santo Padre pidió la oración de los fieles para los frutos de este Sínodo:  "Oremos, pues, para que el Sínodo sepa reorientar la experiencia conyugal y familiar hacia una imagen plena del hombre; que sepa reconocer, valorar y proponer todo lo bello, bueno y santo que hay en ella".

Documento de ayuda

Una orientación sobre este Sínodo se encuentra en el llamado Instrumentum laboris, que es el documento de trabajo de la asamblea y que fue presentado a la opinión pública en Roma el pasado 23 de junio por el Secretario del Sínodo de los obispos, el cardenal Lorenzo Baldisseri y por el Secretario especial para esta asamblea, el teólogo y arzobispo Bruno Forte. En sus 78 páginas, distribuidas en 11 capítulos y una oración final, queda reflejado: “La escucha de los retos de la familia”, “El discernimiento de la vocación familiar” y “La misión de la familia hoy”.

Y es que la intención del Santo Padre es abordar a fondo la situación de la familia en el momento presente y recordar su misión en el mundo de hoy. Con dos principios básicos. El primero es la misericordia, concepto en torno al cual se desarrollará el próximo Jubileo convocado por el papa Francisco y que comenzará el 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción. El segundo principio básico: un anuncio que dé esperanza y que no desaliente.