Clausura del Año Jubilar de San Francisco Solano

La celebración del 400 aniversario de la muerte de El Santo se hizo con una hermosa procesión y una Eucaristía solemne.

SFSEl pasado miércoles 14 de julio, tuvo lugar la celebración del 400 aniversario de la muerte de San Francisco Solano, en la localidad cordobesa de Montilla.
La festividad comenzó con un rezo matinal en la casa natal de El Santo al que acudieron numerosos fieles y sacerdotes diocesanos y franciscanos.

La alabanza y conmemoración a San Francisco Solano culminó durante la primera jornada con el traslado de la imagen del Apóstol de América hasta la Parroquia de Santiago de Montilla, acompañada del fervor de los devotos y de sus coplas populares. Fue en esta parroquia donde El Santo recibió el Bautismo y se unió para siempre con Cristo.

Por la tarde, el Sr. Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, presidió el rezo de Vísperas en la Parroquia de Santiago de Montilla. Posteriormente, tuvo lugar la Solemne Misa Pontifical de Clausura del Año Jubilar. Una vez más, el clero secular y el franciscano, con la presencia del Provincial de la Bética y varios franciscanos del Perú, se unieron para venerar al santo misionero.

Durante la homilía, el Sr. Obispo recordó el mensaje del santo montillano, que el mundo necesita de Dios. Para San Francisco Solano un mundo sin Dios se convierte en un mundo contra el hombre por eso, él quiso anunciar a Jesucristo a toda la Humanidad.
Además, la Misa estuvo amenizada con la música del montillano don Manuel Gómez que estrenó su Misa a los Patronos de Montilla. Una obra que cuenta con los arreglos musicales de D. Francisco Javier Haro, magistralmente interpretada por la Coral de AA. AA. Salesianos de Montilla bajo la dirección de D. Antonio Palma y el órgano de Dª Tatiana Kárzhina.

La festividad tuvo una grata respuesta por parte del pueblo y contó con la presencia de la Sra. Alcaldesa, la Corporación Municipal, los alcaldes de Montoro y Adamuz, así como la vicepresidenta de la Diputación de Córdoba.

Al terminar la Eucaristía en acción de gracias por este Año Santo, la imagen de San Francisco Solano regresó a su casa en una solemne procesión, presidida por el Sr. Obispo y acompañada de las banderas de España e Hispanoamericanas, las cofradías y hermandades locales, las mujeres ataviadas con mantillas y la banda de música de Marmolejo.

Llegados a la Parroquia de San Francisco Solano, la Sra. Alcaldesa, Dª Rosa Lucía Polonio, y el Provincial Franciscano de la Bética, el padre Joaquín, descubrieron una placa conmemorativa que fue bendecida por Mons. Demetrio Fernández.

Y por supuesto, no faltaron a la cita ni el incienso, ni la lluvia de pétalos, ni el violín que elevó sus notas de manos de D. Jesús Casas. Una celebración muy bella en honor al gran misionero de las Indias occidentales.