Círculo de Silencio organizado por la Delegación y Mesa de Migraciones

Tuvo lugar en el templete Gran Capitán, juntos a la Iglesia de San Nicolás

Como cada cuarto jueves del mes, la delegación y mesa diocesana de migraciones organiza el Círculo de Silencio en solidaridad con las personas migrantes y refugiadas, en esta ocasión con el título “Stop a los bulos”. El Círculo de Silencio surgió como un movimiento diocesano en Tolouse en 2007 y desde entonces se ha extendido por distintos países para denunciar las políticas migratorias y la vulneración de los derechos de esas personas que tienen que migrar buscando un futuro mejor. Pretenden promover una cultura de solidaridad con estas personas y movilizar a la ciudadanía para buscar respuestas de justicia para ellas.