Cierre a tres años de júbilo

El Obispo clausuró el lunes el trienio jubilar de san Juan de Ávila en Montilla. Tras la celebración, bendijo el nuevo comedor de Cáritas.

Ante unas naves repletas de fieles, don Demetrio Fernández presidió la celebración eucarística en la que la Diócesis ponía fin a tres años muy intensos, donde Montilla ha sido un lugar de referencia para miles y miles de peregrinos. Una celebración que se inició previamente con la procesión del relicario del Maestro desde la casa del Santo Ávila hasta la Basílica.

Tal y como expresó el Obispo en su homilía, “este júbilo nos ha traído momentos únicos, como la visita de todos los Obispos españoles o la de peregrinos de todo el mundo. Es por ello que tenemos que dar gracias a Dios, porque Montilla ha pasado a ser célebre, todo un referente espiritual, y un sitio para empaparse del espíritu del Maestro Ávila”. Igualmente, el prelado aprovechó para agradecer el trabajo de todas las personas que han colaborado a lo largo de estos tres años, así como a la corporación municipal por su plena disposición.

Nuevo comedor de Cáritas

Al término de la celebración, el pastor de la Diócesis bendijo el nuevo comedor social que Cáritas ha puesto en marcha en su sede, situada junto a la Casa de las Aguas. Un lugar que cuenta con capacidad para 80 personas, y que atiende en la actualidad a una veintena de usuarios, asistidos por voluntarios y colaboradores del Centro Diocesano San Juan de Ávila, así como de empresas y vecinos a título particular que donan alimentos.