Cientos de fieles asisten a la apertura del Año jubilar Trinitario

La celebración estuvo presidida por el Obispo de Córdoba, junto al Ministro General de los Trinitarios, fray José Narlaly.

Apertura Año jubilar Trinitario

Mons. Demetrio Fernández abrió anoche el Año jubilar de la Orden Trinitaria en la iglesia de Nuestra Señora de Gracia de Córdoba, con una solemne Eucaristía a la que acudieron cientos de fieles, entre ellos, religiosos trinitarios, representantes de las cofradías afincadas en la misma, así como numerosos alumnos del colegio de la Orden.

Durante la homilía, el Obispo alabó la memoria de los dos santos de la Orden, Juan de Mata y Juan Bautista de la Concepción, cuyos centenarios se celebran, presentándolos como un "don de gran valor". El prelado concluyó pidiendo que este año "sea un año de gracia y libertad".

Así comienza en la ciudad el jubileo trinitario con el que se celebra los 800 años de la muerte del fundador de la Orden, San Juan de Mata, y los 400 años de la muerte de su reformador, San Juan Bautista de la Concepción. Más aún cuando la parroquia cordobesa es una de las tres iglesias jubilares que el Santo Padre ha declarado para alcanzar el Jubileo por conservar en ella los restos del reformador, San Juan Bautista de la Concepción. Las otras dos son la parroquia San Juan de Mata en Salamanca -que conserva los restos del fundador-, y la de Santo Tomás in Formis en Roma -donde murió-.

Este jubileo permanecerá hasta el 14 de febrero del próximo año.