Centenares de personas se concentran en rechazo a la nueva Ley del Aborto

Los convocantes aseguraron que esta ley “más cruel de toda la Unión Europea y una de las “más permisivas del mundo, colocando a España en la cola mundial en cuanto a protección de los seres humanos no nacidos”.

vida (3)El rechazo a la nueva Ley del Aborto, cuya entrada en vigor está prevista para hoy mismo, llenó ayer la plaza del Cristo de los Faroles en la concentración convocada por las plataformas y asociaciones Córdoba por el Derecho a la Vida, Córdoba Educa en Libertad, Derecho a Vivir, Red Madre, Adevida y Acción Familiar de Córdoba.
María José de Francisco, una de las portavoces de los convocantes, remarcó que con la entrada en vigor de “la ley del derecho a matar”, “más de 200.000 niños serán exterminados al año en nuestro país con la aplicación de la nueva ley. Serán abortados porque sí. Porque tenían un cromosoma de más o una dolencia cardiaca imprevista, o porque su nacimiento no le viene bien a alguien”. Y añadió “los restos de esta generación de seres humanos serán arrojados a los contenedores de basura. No tendrán un nombre. No podrán crecer, soñar, amar, escribir obras maestras, contribuir para el progreso de nuestro país y disfrutar de los momentos de prosperidad”.
Posteriormente, el testimonio de un padre al que un médico aconsejó que su mujer abortase por malformaciones del feto. Quisieron seguir dándole la vida a su hijo que finalmente nació sin tara alguna. Durante su emotiva intervención, manifestó que “nadie se sintiera dueño de la vida de su hijo y le dejara nacer”.
En el acto se insistió también en que esta Ley “va a suplantar a los padres, ya que se impondrá en todos los ámbitos educativos una educación sexual desde la perspectiva del Gobierno, obligando a los niños y adolescentes a asumir una visión de la sexualidad y de la vida nada parecida a la que desean muchos padres”. En este sentido, María Victoria Palop, portavoz de la concentración y de Acción Familiar de Córdoba, recalcó el derecho de los padres a que sus hijos reciban “la formación religiosa y moral que esté de acuerdo a sus convicciones” y criticó que en esta ley existe “un explícito propósito de extender la perspectiva de género dentro del ámbito escolar, lo que constituye un evidente intento de adoctrinamiento que vulnera la neutralidad ideológica que ha de presidir el sistema educativo”.
Además, advirtió de que esta previsto que la formación en salud sexual y reproductiva la impartan profesionales sanitarios “impuestos” por las administraciones, “lo que constituye una clara intromisión en el caso de los centros con ideario propio”. María Victoria Palop concluyó su intervención, reclamando el derecho a la vida a todos los niños concebidos; sexualidad vinculada al amor verdadero e integrada en un desarrollo completo de la personalidad; y leyes que defiendan a la familia y al derecho de los padres a educar a sus hijos.
A continuación, se escuchó el testimonio de una madre que siguió adelante con el embarazo de su hija, a pesar de los consejos del médico para que abortara, por malformaciones severas. La niña nació y vivió quince días, “el tiempo suficiente para quererla con todo el alma” -manifestó-, pidiendo que dejaran vivir a los hijos.
La concentración finalizó con el encendido de las velas en favor de la vida, a la vez que los convocantes animaron a los participantes a “no permanecer pasivos” ni perder la oportunidad de hacer ver al Tribunal Constitucional y al Gobierno su postura frente a esta terrible “ley del derecho a matar”.

www.conferenciaepiscopal.es/actividades/2010/julio_05.html