Celebrada la Magna Mariana “Regina Mater”

Miles de fieles abarrotaron este sábado las calles de Córdoba para presenciar un acto eclesial histórico para el mundo cofrade y para nuestra ciudad. 25 Vírgenes Coronadas de Córdoba y provincia, juntas en el templo principal de la Diócesis, la Santa Iglesia Catedral.

Eran las cinco de la tarde cuando la primera de las imágenes, la del Carmen de San Cayetano, salía a la calle para dar comienzo así a la gran Magna Mariana que se ha vivido en Córdoba. Una celebración que ha dejado una estampa única en nuestra ciudad, la de 25 advocaciones marianas de diversos puntos de la Diócesis, unidas en la Catedral.

Al Carmen le siguió la Virgen de Belén, la de Mª Auxiliadora de Córdoba, la de la Sierra y así hasta la Virgen de la Fuensanta, que fue la última en salir de la parroquia de Santiago Apóstol, su templo asignado para la celebración, en torno a las nueve menos cuarto de la noche.

Una vez todas en la calle, fueron tomando rumbo hacia la Cruz del Rastro y el Paseo de la Rivera, comenzando así el recorrido oficial de la procesión “Regina Mater”. Un recorrido presenciado por miles de personas que se agolpaban en las sillas instaladas para la ocasión. Una por una fueron llegando hasta la Puerta del Triunfo donde el Obispo, acompañado por el Delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Pedro Soldado, las recibió y mantuvo con cada una un momento de oración.

En la Catedral

Acto seguido, se fueron adentrando en el interior de la Catedral. Allí, una vez congregadas todas, el Obispo les dirigió unas palabras, rezó la Salve junto a ellas y les impartió la bendición, retomando de nuevo su itinerario por las calles de la ciudad, en dirección a cada uno de los templos asignados.

Concluyó así esta jornada festiva para la Diócesis con la que se cerraban los actos del 775 aniversario de la consagración al culto católico de la Mezquita-Catedral.