Celebración del Día de la Vida Consagrada

La solemne Misa estuvo presidida por el Vicario General, Fernando Cruz Conde.

vidaconsagradaCon motivo de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, un buen número de Institutos Seculares, Vírgenes Consagradas, Religiosas y Religiosos de muchas congregaciones participaron en la celebraron de la Eucaristía, que tuvo lugar el pasado 30 de enero en la Santa Iglesia Catedral.

La Santa Misa estuvo presidida por el Vicario General, Fernando Cruz Conde, quien destacó “el trabajo tan fecundo de los consagrados en todos los ámbitos de la vida: los ancianos, los enfermos, los niños, las catequesis, la evangelización…, y que ha ido dejando estelas con distintas modalidades y carismas por los que ha sido la Iglesia enriquecida”; y añadió que “la Vida Consagrada pertenece, como recordaba el Papa Juan Pablo II, a la vida y a la santidad de una Iglesia”. También, resaltó el “signo” de la Vida Consagrada: “una vida totalmente entregada a Dios, que no tiene ningún sentido si no es por amor a Dios y por seguimiento radical de Jesucristo, que significa, en la vida del mundo y de la Iglesia, el testimonio y la presencia del mismo Jesucristo nuestro Señor en medio de nosotros”.

Fernando Cruz Conde finalizó la homilía manifestando “la gratitud grande de la Iglesia por la Vida Consagrada, por todo lo que significa y por todo el trabajo que realizan, y que queremos manifestarlo en esta eucaristía a la Iglesia y al mundo y que esta vida permanecerá presente porque es Cristo Señor Resucitado el que estará siempre en su Iglesia, suscitando ese seguimiento en la Vida Consagrada”.