Celebración del Corpus Christi en la Diócesis

Hoy, la Diócesis de Córdoba ha celebrado la gran fiesta de la Eucaristía, el Corpus Christi, con la Santa Misa en la Catedral, a las 8 de la mañana, presidida por Mons. Demetrio Fernández y concelebrada por el Clero Diocesano.

Cientos de fieles han acudido hoy al templo mayor de la Diócesis, para participar en la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, con la celebración Eucarística que ha comenzado a las 8 de la mañana, presidida por el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández.

Durante la homilía, el Sr. Obispo ha manifestado que “en este día rendimos homenaje y culto a Jesucristo”. “El pueblo cristiano expresa su gratitud en este día”, ha explicado.
En este sentido, ha recordado que “nosotros no tenemos que ocultar nuestra identidad cristiana y católica, sino todo lo contrario para poder construir un mundo mejor”.
Asimismo, ha invitado a los fieles a acercarse al Sacramento de la Penitencia para poder recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo limpios de corazón. “Él ha venido para dárnoslo todo”, ha afirmado.
La ceremonia ha contado con la participación del Coro del Seminario "San Pelagio".

Procesión del Santísimo Sacramento

Tras la Santa Misa, el Cuerpo Sacramentado de Cristo ha sido depositado en la Custodia sobre el paso adornado con rosas blancas y flores de magnolio, comenzando así la procesión por las calles de la ciudad.

Los niños de primera comunión, la Agrupación y las hermandades de Córdoba, junto con las asociaciones religiosas, la Adoración Nocturna, seminaristas y el clero diocesano, han abierto el cortejo hacia la Plaza de las Tendillas.

La Custodia ha entrado a las calles de la Judería sobre una alfombra de romero y diversos altares colocados por las hermandades del Santo Sepulcro, la Universitaria, La Misericordia, el Amor, la Expiración, la Merced y la Sentencia, entre otras. Jesús Sacramentado se ha deteniendo en cada uno de ellos.

Poco a Poco, el paso del Santísimo Sacramento ha ido avanzando entre lluvias de pétalos de flores, hasta llegar a la Plaza de las Tendillas. Una vez allí, en el Altar instalado por el Cabildo Catedralicio, Mons. Demetrio Fernández ha dirigido unas breves palabras a todos los fieles congregados en la plaza, tras una oración. Además, ha recordado que en este día en el que celebramos la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, también la Iglesia conmemora el Día de la Caridad, por lo que ha pedido que tengamos siempre presente la caridad cristiana y a todos aquellos que están necesitados. Asimismo, ha agradecido el trabajo que realiza Cáritas en nuestra ciudad, asegurando que gracias a ellos comen miles de personas cada día. Seguidamente, ha impartido la bendición con el Santísimo Sacramento, retomando la procesión por la calle Jesús y María.

Finalmente, la procesión con Jesús Sacramentado ha entrado a la Catedral a las 12 del mediodía, concluyendo así su recorrido por las calles de la ciudad.

 

 

Homilía en la Santa Iglesia Catedral

descargar

Alocución del Sr. Obispo en las Tendillas

descargar