Celebración de la Solemnidad de San Pelagio mártir

El Sr. Obispo presidió el pasado sábado, 25 de junio, la Eucaristía con motivo de la Solemnidad de San Pelagio mártir en la Capilla del Seminario Mayor.

Acompañado por los seminaristas y diversos sacerdotes de la Diócesis, Mons. Demetrio Fernández comenzó la homilía recordando la biografía de San Pelagio, su martirio y se testimonio de amor. “Mi vida por la tuya”, aclamó. Con estas palabras referentes al gesto de amor de San Pelagio, el Sr. Obispo explicó que “el sacerdote es llamado a dar su vida para que otros tengan vida en abundancia”. Asimismo, recordó que “en todo sacerdote tiene que haber esta actitud de entrega como la de San Pelagio”. “Ser sacerdote es una gracia muy grande del Señor, un don de Dios que atrapa toda nuestra vida a favor de los demás”, aseguró.

En este sentido, D. Demetrio afirmó que “el martirio se da en el contexto de una vida de amor y entrega a Jesucristo”. “Contemplamos en San Pelagio el don que supone amor a Jesucristo y a la fe por encima de su propia vida”, dijo. Además, instó a los presentes a pedirle al Señor una vida de entrega como la de este mártir, en la que todo se viva desde el amor”.

Concluyó la homilía pidiendo la virtud de la castidad en esta vida contemporánea, manifestando que es posible vivirla con la oración, la adoración a la Santísima Virgen, los Sacramentos y una vida ordenada. “Necesitamos mirar al ejemplo de San Pelagio sobre todo hoy que vivimos en un mundo erotizado”, aclamó. Por último, recordó que este Santo prefirió morir antes de caer en el placer y la tentación.

 

 

Homilía de la Solemnidad de San Pelagio martir

descargar