Canonizada la Madre María de la Purísima de la Cruz

La General de las Hermanas de la Cruz ha sido canonizada por el Santo Padre en la mañana del domingo 18. Hasta Roma, se desplazaron el Obispo y la congregación de las Hermanas de la Cruz de la ciudad.

canonizacion0

El Papa Francisco canonizó el domingo 18 en la plaza de San Pedro a una religiosa española, madrileña, que pasó su vida sirviendo en sus domicilios a enfermos pobres y abandonados, la Madre María de la Purísima. El Santo Padre, describió a esta santa como “una mujer que vivió con gran humildad el servicio a los últimos, con dedicación particular hacia los hijos de los pobres y enfermos”. Además, pidió a los fieles que “el ejemplo de la nueva santa nos ayude a vivir la solidaridad y la cercanía con los más necesitados”.

Por su parte, en la fachada de la basílica de San Pedro, se mostraba un gigantesco tapiz de la nueva santa, además de más de un centenar de Hermanas de la Cruz que abarrotaban las primeras filas. El tapiz era una imagen de ésta sosteniendo en las manos el rosario que le regaló el Papa que canonizó a su fundadora, santa Ángela de la Cruz, en la plaza de Colón de Madrid en 2003.

En la misma ceremonia, fueron también declarados santos los franceses Louis Martin y Zélie Guérin, padres de santa Teresa de Lisieux, y un sacerdote italiano, Vincenzo Grossi.

El milagro

El milagro que permitió concluir la causa de canonización de la Madre María de la Purísima fue la curación de un sevillano, Francisco José Carretero Díaz, conocido como “Carre” y un armao de la Centuria Macarena. Éste sufrió en 2012 una parada cardiorrespiratoria durante 25 minutos que lo dejó en estado vegetativo durante 12 días; tiempo en el que los médicos decidieron apagar las máquinas de vida artificial. Al mismo tiempo, las plegarias a María de la Purísima produjeron un efecto inexplicable. Este hombre de 43 años que consideraban “clínicamente muerto” se despertó del coma, multiplicando así la cadena de plegarias a esta nueva santa.

Su vida

La Madre María de la Purísima, superiora durante 22 años de las Hermanas de la Cruz, falleció en Sevilla el 31 de octubre de 1998. Ha sido la santa canonizada con mayor rapidez en la historia contemporánea: 18 años, un récord superado sólo por san Juan Pablo II. Su nombre de pila era María Isabel Salvat Romero.