Bendecidos el Santo Cristo y el nuevo oratorio de la Fundación Aguilar y Eslava, en Cabra

El nuevo oratorio de la Purísima, en el que ya se venera el Santo Cristo de la Fundación, fue bendecido el pasado 1 de mayo en una celebración presidida por el obispo de la diócesis monseñor Demetrio Fernández, patrono de la Fundación Aguilar y Eslava

La ceremonia incluyó además de los ritos de bendición de un nuevo oratorio o capilla y de una imagen, la liturgia propia de la Memoria de la Síndone - que se celebra cada 4 de mayo en la diócesis de Turín - y que ha traducido el profesor granadino Ignacio Huertas, uno de los miembros de la delegación andaluza del CES vinculado al Museo de la Pasión de Cabra.

A las 12 de la mañana partía de la parroquia de los Remedios la procesión encabezada por miembros de la Fundación Aguilar y Eslava, el autor del Santo Cristo, Juan Manuel Miñarro, así como Sor Emilia y Sor Pilar de la Comunidad Vicenciana de las Hijas de la Caridad de Cabra, que actuaron como madrinas de la bendición. Les seguían dos hermanos de la cofradía del Huerto, los cuatro párrocos de Cabra - reverendos Francisco Ramírez, Francisco Caballero, Rafael Castro y José Antonio Jiménez- el Vicario de la Ciudad, Jesús Poyato, y el maestro de ceremonias Fray Joaquín Pacheco OFM, guardián del convento franciscano de Lucena, y finalmente el señor obispo.

Una vez llegó el cortejo a la parroquia de los Remedios, el Coro de Cámara de la Fundación Aguilar y Eslava entonaba el Himno del Año de la Misericordia, acompañado al órgano por Rafael Sabariego y bajo la dirección de Mª José Villatoro.

El presidente de la Fundación, Salvador Guzmán Moral indicó que “era una deuda histórica de la Fundación con la ciudad de Cabra la erección de este oratorio, idea que se retomó en 2007 con la apertura del Museo de la Pasión y del Museo de la Fundación Aguilar y Eslava. Por ello, iniciamos los trámites pertinentes para adquirir un edificio contiguo a ambos museos y al instituto, y tras las obras realizadas en los últimos meses, hoy es una realidad este nuevo oratorio egabrense”.

En su homilía, el obispo destacó la importancia de recuperar este oratorio y el trabajo en favor de la educación y la cultura que ha desarrollado a lo largo de más de tres siglos la Fundación. También señaló la relación entre Fe y Cultura y la importante aportación de la identidad cristiana a la cultura y a la educación. Monseñor Fernández aludió “al papel de Cabra en general y la Fundación Aguilar y Eslava en particular, por la difusión de la cultura. Esta ciudad respira cultura y esta fundación ha sabido expandirla a través de la educación y los valores que se promulgan desde su instituto. En este sentido, la erección de este Oratorio de la Inmaculada es una muestra más ya que la religión es parte de la cultura de los pueblos”. El obispo destacó también el “gran papel que desarrolla el artista Juan Manuel Miñarro no sólo con el Cristo que hoy vamos a bendecir sino con todas las obras que ha hecho, que ayudan a expandir la cultura, y ayudan asimismo a los cristianos a rezar”. Recordó en sus palabras que no hay que alejar a Dios de la cultura sino que hay que saber alentar el desarrollo y el progreso cultural en sintonía con los valores del Evangelio y hacerlo en nuestra sociedad es una de las misiones que tenemos, por lo que felicitó a la Fundación y les animó a continuar en su labor "para que sigan siendo creadora de Cultura desde su identidad cristiana y en fidelidad a los valores de su fundador" como también dejó escrito en el libro de firmas de la institución.

AR Jiménez Montes