Beatificación de Manuel Lozano Garrido, “Lolo”

El Obispo de Córdoba asistirá a este gran acontecimiento, que tendrá lugar el próximo 12 de junio, a las 19:30 h. en el Recinto Ferial de Linares.

loloLa Eucaristía de Beatificación estará presidida por el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, Mons. Ángelo Amato, y será concelebrada por más de veinte obispos y alrededor de cien sacerdotes.
Lolo fue un cristiano humilde y alegre. Nacido y bautizado en Linares, creció durante los años de su infancia y adolescencia profundizando en el Evangelio de Jesucristo y desarrollando su vocación de cristiano. Debió ayudarle mucho el ambiente de su familia: un “hogar cálido”. Fue madurando su espíritu y su corazón en los círculos de Acción Católica de Linares, lugar donde se fundó el segundo Centro de España, después de Madrid. Su afán apostólico, evangelizador y misionero hacía todos los que se acercaban a él, con especial preferencia por los jóvenes.
Desde los 22 años, Lolo padeció una parálisis progresiva que lo sentó hasta su muerte en una silla de ruedas. Esta dolorosa enfermedad fue en aumento y desembocó en una inmovilidad total, unida a que los últimos nueve años de su vida también se quedó ciego. Pero, Lolo era fuerte y cuanto más se desvanecía su cuerpo, más se fortalecía su espíritu y cercanía a Dios por la oración contemplativa, sencilla y continua. Vivió su enfermedad como un cristiano admirable, que como periodista seglar plasmó en sus numerosos artículos y libros en los que manifestó una profunda fe cristiana y los valores del Evangelio. Este afán apostólico le impulsa a crear la obra pía “Sinaí”: grupos de oración por la prensa católica. Ser escritor y periodista era su vocación desde su adolescencia.
Lolo siempre tenía una sonrisa en el rostro, que era la mejor manifestación de su condición de Hijo de Dios. La oración, su profunda piedad, su sencilla y continua comunicación con Dios se hace patente en su intensa devoción eucarística hasta el punto que podemos decir que ése es precisamente el gran secreto y la clave para entender su vida. La inmensa confianza en Dios aceptando, con alegría y como un regalo, todo lo que venga de su mano.
Manuel Lozano Garrido: Alma de Apóstol y ejemplo a seguir por los demás, con honda devoción a la Santísima Virgen, con un perfil humano y espiritual sobresaliente, que supo recorrer los caminos de la vida, guiado por la luz de Jesucristo, llevando siempre abierto el Evangelio en el corazón.