Ayuda a la Iglesia Necesitada recaudó 17 millones de euros en España en 2017

Hubo un aumento del 31,5% con relación a 2016. El continente que más apoyo recibió fue África, donde se destinó a proyectos de ayuda

Ayuda a la Iglesia Necesitada recaudó en 2017 un total de 16.917.069 euros, produciéndose un aumento del 31.5% respecto a 2016. Con esta cifra se bate un récord de generosidad histórico en España. De todo el dinero obtenido seis millones y medio de euros han provenido de herencias y legados y, el resto, de donaciones y otras entradas. El ingreso por donativos ha bajado un 13.2% respecto al año anterior, pero destaca el incremento de un 9.1% de los donativos periódicos de sus benefactores. Así, el 41.9% de todos sus donantes lo hace con regularidad, a través de domiciliación bancaria.

A nivel internacional, Ayuda a la Iglesia Necesitada consiguió cerca 82 millones de euros con los que, en 2017, pudo financiar 5.357 proyectos pastorales y de emergencias. El reparto fue principalmente en África, que recibió el 29,5% del dinero recogido a nivel internacional (24,1 millones). Le siguió Oriente Medio con 17,3 millones (21,2%) y Asia con 12,8 millones (15,7%).

Por países, Irak ha sido el país que más ayuda ha recibido para sus proyectos con 9,3 millones de euros, luego la India (5,8 millones), Siria (5,7 millones) y Ucrania (4,7 millones).

El 32.8% de la ayuda que se recibe se destina a la construcción y reconstrucción de iglesias; el 15.7% a la ayuda de emergencia, el 15.4% al sostenimiento de sacerdotes y el 12.1% a la formación de sacerdotes y religiosos.
Durante 2017 hubo una exposición itinerante que representa atentados recientes contra los cristianos. Esta experiencia solo pude verse en tres lugares de España, entre ellos, en la Catedral de Córdoba.

“Una obra de amor al prójimo”

Ayuda a la Iglesia Necesitada nace en 1947 para socorrer a los alemanes refugiados católicos vencidos al otro lado del Telón de Acero. Llega a España en 1965 con el P. Alfonso López-Quitás al frente.

La fundación tiene su sede social en el Vaticano y su sede operativa en Alemania. Allí se reciben y evalúan las peticiones de ayuda procedentes de distintos países y se gestionan las aportaciones recaudadas en los 23 países donde está presente. También se llevan a cabo campañas de difusión, de fomento de la oración y de recaudación de fondos para la cobertura de proyectos eminentemente pastorales.