«América con Cristo, vive la misión»

Bajo este lema se celebrará el Día de Hispanoamérica el 1 de marzo.

dia hispanoamericaLa Jornada de Día de Hispanoamérica tiene como finalidad invitar y ayudar a las comunidades cristianas de España a seguir cooperando con la actividad evangelizadora de la Iglesia en el Continente americano. España tiene un compromiso moral con aquellas Iglesias en formación. De hecho, el 70% de los misioneros españoles se encuentran trabajando en la pastoral misionera y evangelizadora de América Latina. La Iglesia en España debe seguir velando para que las relaciones de fraternidad y comunión entre las Iglesias en España y en América Latina sigan teniendo la vitalidad de siempre.

Tanto el lema como el contenido están en sintonía con la reciente celebración del Congreso Americano Misionero (CAM3) celebrado en Quito. Las comunidades cristianas de América siguen necesitando de nuevos evangelizadores y misioneros que “venidos de lejos” anuncien el Evangelio, pero a la vez están llamadas a “salir de sí mismas” para ir a otras partes dando gratuitamente el don de la fe.

La presente Jornada se celebra en el contexto de dos acontecimientos eclesiales de trascendental importancia: El Año Jubilar Paulino y la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos en Roma sobre «La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia». Estos dos acontecimientos eclesiales nos llevan a reafirmar nuestra conciencia acerca del carácter universal de la vocación misionera.

La celebración del día de Hispanoamérica nos invita a poner la mirada en la realidad de América latina. Se trata de una realidad compleja que en la actualidad experimenta cambios vertiginosos en los diferentes ámbitos de la vida política, económica, social e incluso religiosa, ejerciendo una influencia, no siempre positiva, en la vida privada de las personas y exigiendo la mirada atenta de la Iglesia. América Latina necesita, en la actualidad, rescatar y reafirmar los valores cristianos que están en la raíz de su cultura y tradiciones. Es urgente y necesario hacer llegar la luz del Evangelio a la vida pública, cultural, económica y política. ¡Sólo unidos a Cristo, sólo con Cristo, América vive la misión!

 

A. EVANS