“Al despertar cada mañana nos encontramos con la mirada de Jesús”

Entrevista a Paquita Martín Labiano, Religiosa en Córdoba.

Vida consagrada 01La hermana Paquita Martín es una de las tres religiosas de la comunidad de las Franciscanas Misioneras de María, presentes en Córdoba. Esta institución tiene en Córdoba sólo una fundación, concretamente en la barriada de las Margaritas de la ciudad. Tras haber vivido en distintos países, en situaciones de extrema pobreza humana y material, nos cuenta su experiencia de consagración al Señor.

Iglesia en Córdoba: ¿A qué os dedicáis en vuestro día a día?

Paquita Martín: Intentamos vivir nuestra vocación integrándonos en el barrio, donde no solamente damos lo bueno y lo malo que tenemos cada una, sino que recibimos mucho. La eucaristía, la oración, la lectura y el compartir la Palabra son nuestro principal alimento.  A través de las personas aprendemos a ser más coherentes, más sencillas, más servidoras, más hermanas, más humanas, más personas… Ellos nos ayudan a descubrir y tomar conciencia de la realidad de nuestro mundo, tanta hipocresía, tanta violación de los derechos humanos, tanta corrupción, tanta injusticia. Esta es nuestra gran tarea. Una de nuestras actividades es implicarnos y participar siempre que nos es posible, en las organizaciones que reivindican los derechos que les corresponde por el mero hecho de ser personas. También colaboramos en charlas de formación e información , así como en otras actividades todas ellas muy sencillas: visitar enfermos, catequesis de niños y adultos, grupos de matrimonios, alfabetización a mujeres en el centro de la mujer de la parroquia, acogida a las personas que vienen a nuestra casa, acogida a inmigrantes en la Asociación “ Andalucía Acoge” ( APIC )…  Todos ellos nos evangelizan y evangelizamos.

IeC: ¿Dónde ha servido como religiosa durante su vida?

PM: Nuestro Instituto es internacional, por eso he estado destinada en diferentes países, como el Congo Brazzaville, Bélgica y por supuesto en diferentes regiones de España. En barriadas sencillas de chabolas, como el barrio de San Francisco de Asís en Vallecas y actualmente en nuestro querido barrio de las Margaritas

IeC: Entonces una Franciscana Misionera de María ¿a qué se dedica?

PM: En cada lugar nuestra misión ha sido y es diferente dependiendo de las necesidades del momento y del país. Así hemos trabajado de enfermeras, de maestras, de trabajadoras sociales y por supuesto en la pastoral tanto catequética como penitenciaria y social.

IeC: Cuando habla de su fundadora, la beata María de la Pasión, ¿qué destaca?

PM: Son muchos los detalles de su vida que no olvidamos ni podemos olvidar. Vivía el seguimiento de Jesús con Pasión. Era una mujer de Fe, y para eso se nutría de la Eucaristía, la Palabra y la Oración. Sus preferidos eran las personas más desfavorecidas, más necesitadas de compasión, los excluidos de la sociedad. Su constante era: “Id y contad lo que habéis visto y oído. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, los humildes son evangelizados” -Lc 7, 22-. Por eso, somos enviadas con prioridad a aquellos lugares entre los cuales Cristo aún no ha sido revelado, y donde la Iglesia está menos presente con preferencia a los más desfavorecidos.

IeC: ¿Que es lo más bonito de la Vida Religiosa?.

PM: Tantas cosas… Al despertar cada mañana encontrarnos con la mirada de Jesús que nos sigue llamando y nos dice: sigo creyendo y contando con vosotras, entonces nuestra oración es un irrumpir en acción de gracias por su llamada, por la vida, por los hermanos y hermanas que juntos de nuevo empezamos a caminar.

FRANCISCANAS MISIONERAS DE MARÍA

 Este Instituto fue fundado por la Beata María de la Pasión, francesa nacida en 1839. La fundación se realizó en la India. La fundadora vivió tres principios importantes que nos los dejó como legado: LA MINORIDAD. Ser hermana menor, sentirse puro regalo de Dios El evangelio llama  bienaventurados a los pequeños, a los que no cuentan. LA INTERNACIONALIDAD. Decía, “mi patria es el mundo”. LA ITINERANCIA. No tener un lugar propio.

A día de hoy hay cerca de 7000 Franciscanas Misioneras de María de 81 nacionalidades, presentes en 76 países, repartidas en más de 800 comunidades.

El carisma de este instituto bebe de la espiritualidad de San Francisco de Asís, comprometiéndose como Él a construir un mundo más justo y más humano, siendo artífices de Paz y Reconciliación, viviendo el Evangelio en medio del mundo. A su vez, tiene un marcado carácter mariano, en la confianza al Señor.

La fundación en Córdoba se realizó en 1981, en el Barrio de las Margaritas, en la calle Músico Antonio de Cabezón, nº 13. En Córdoba es la única comunidad. En esta comunidad viven tres hermanas: Antonia, Pilar y Paquita