ACOTEMUN CELEBRA UNAS JORNADAS PARA LA SOLIDARIDAD

En el marco de este octubre misionero 2011, la asociación ACOTEMUN (Asociación socio-cultural de amigos cordobeses con el Tercer Mundo), promovida por el sacerdote Antonio Pareja, ha desarrollado las Jornadas “Sembrar Manos Solidarias”.

La Asociación ha querido con estas jornadas complementar la labor continuada de apoyo solidario a proyectos en el Tercer Mundo, desarrollados por Manos Unidas. Desde sus inicios, ACOTEMUN ha colaborado económicamente con seis proyectos: Kamataka (India)-2006; Benin (África)-2007; Perú-2008; Mauritania (África)-2009; Etiopía-2010 y Sierra Leona 2011.

En esta línea, las jornadas han tenido como objetivo sensibilizar a la población para el desarrollo de actitudes solidarias. Así pues, durante los días 20 y 21 de octubre se ha reflexionado sobre este tema, a través de las diferentes actividades programadas.

Ha contado con la presencia de diferentes ponentes, entre ellos Francisco García-Calabrés Cobo, Doctor en Derecho y profesor de la Universidad de Córdoba, quien se ha centrado en profundizar en este valor humano como bálsamo para la injusticia social; Natalia Jurado Cosano, Licenciada en Ciencias del Trabajo y Trabajadora Social en Cruz Roja, quien ha abordado el tema de la solidaridad y la acogida desde la experiencia de la inmigración. Por su parte, David Rodríguez González, Licenciado en Económicas y Empresariales, compartió con los presentes su experiencia durante un año en Haití trabajando en el campo de ayuda humanitaria, tras el terremoto de 2010.

Conscientes de que la solidaridad ha de formar parte del proceso de desarrollo personal y educativo de la persona, las jornadas también incluyeron en su programa un taller infantil, al que asistieron alrededor de 30 niños/as, de entre 7 y 9 años, de la parroquia San Juan de Ávila. Un taller orientado a la educación para la paz y la solidaridad que concluyó con la elaboración por parte de los pequeños de un gran mural, en el que quedó reflejado que otro mundo es posible.

Con esta iniciativa, ACOTEMUN espera haber contribuido a que mente y corazón de los participantes se alejen del adormecimiento de conciencias al que la sociedad no invita continuamente, permaneciendo abiertos a la compasión, es decir al amor, que vivido en plenitud no puede ser ajeno a las necesidades, el dolor y el sufrimiento del hermano.