En honor a la Virgen de la Sierra

Once pasos procesionaron por las calles de la localidad egabrense, hasta la parroquia de Asunción y Ángeles, donde el Obispo presidió el acto central.

DSC_0113

 

Once pasos en total procesionaron en la tarde del sábado hasta la puerta principal de la Parroquia de la Asunción y Ángeles donde tuvo lugar el acto central de la magna jubilar egabrense. Un acto que fue presidido por el Obispo de Córdoba junto a la imagen de la Virgen de la Sierra.

En total fueron más de una treintena las hermandades participantes, once de ellas pusieron los pasos de sus titulares en las calles de la localidad y el resto participaron con besapies y besamanos de sus titulares de hermandades y montaje de altares a lo largo del recorrido oficial, entre otros.

El palio de la Virgen del Socorro, la Pollinita, el Huerto, la Columna, Necesidades, el Dulce Nombre, Piedad, Rocío de Pasión, el misterio del Crucificado de la Virgen de la Caridad, el Santo Sepulcro y la Soledad, fueron los protagonistas, junto a María Santísima de la Sierra, de una jornada histórica en Cabra. Una jornada que congregó a miles de fieles de todos los rincones de la Diócesis, incluso de fuera de la ciudad y que comenzó a primera hora de la tarde con la procesión de las distintas Cofradías hasta llegar a la parroquia de la Asunción y Ángeles para saludar a la patrona, que fue colocada en un altar situado en la puerta principal de la misma. Allí, el Obispo acompañado por el Vicario de la Ciudad, el Vicario de la Campiña, el párroco de Asunción y Ángeles, así como las autoridades locales, dieron la bienvenida a cada una de las Hermandades que, tras el rezo dirigido por el Obispo, fueron pasando una a una ante la Virgen de la Sierra.

Así, tras saludar a la patrona, las cofradías iniciaron su camino de regreso a sus templos, dejando estampas inéditas en la localidad egabrense.