El Obispo clausura el Año jubilar de la Misericordia

La Catedral ha acogido en la mañana del domingo, 13 de noviembre, la clausura de la Puerta Santa en el Año Jubilar de la Misericordia con una misa a la que han asistido representantes de Hermandades de la Vera Cruz de diversos puntos de la Diócesis. La celebración ha estado presidida por el Obispo, don Demetrio Fernández.

En la mañana del domingo, 13 de noviembre, justo una semana antes de que el Santo Padre lo realice en Roma, se ha clausurado todo un año de gracia, el Año Jubilar de la Misericordia en la Diócesis de Córdoba. Una celebración presidida por el Obispo y a la que han asistido representantes de Hermandades de la Vera Cruz de diversos puntos de la Diócesis.

En su homilía, don Demetrio Fernández ha dado gracias a Dios por todos los dones concedidos en el Año Jubilar de la Misericordia y ha recordado que “Dios no se cansa de perdonar”. Al hilo de esto, ha manifestado que “aunque clausuramos este Año Jubilar, el corazón de Dios sigue abierto a cada uno de sus hijos porque es eterna su misericordia”. Igualmente, ha asegurado que “todo lo que hagamos en las obras de misericordia, permanece”. “Trabajemos en el amor porque sólo el amor permanecerá”, ha aclamado.

En otro orden de cosas, el prelado ha aprovechado para recordar a todos los presentes que la Diócesis se está preparando para un gran encuentro de laicos, que será el día 7 de octubre, festividad de la Virgen del Rosario, de 2017. Y ha concluido animando a todos a asistir a esta cita. “Que este gran encuentro nos haga vivir y experimentar nuestra pertenencia a la diócesis de Córdoba”, ha comentado.

En otros lugares

También en el resto de la Diócesis se están llevando a cabo numerosos actos para cerrar el Año de la Misericordia. Y en Roma, el Santo Padre procederá a la clausura de este jubileo el domingo, 20 de noviembre.